Debate por el aborto legal
Violencia e intolerancia contra feministas en el Barrio Cano
Martes, 10 de julio de 2018
Por: Mariano Fiochetta - @mfiochetta

Mientras el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo se discute en el Senado nacional, militantes feministas de Mendoza viven en carne propia la violencia e intolerancia por el solo hecho de pensar diferente y portar el pañuelo verde.

En el barrio Cano, de Ciudad, se repitió una situación que ha ocurrido en distintos puntos del país, esta vez con referentes del lugar atacadas y con figuras institucionales que se interiorizaron en el caso. SITIO ANDINO habló con Alicia Maldonado, una de las mujeres hostigadas, quien relató lo que ocurre desde hace diez días.

"Vino a vivir una vecina al barrio hace muy poco tiempo. Me comenzó a hostigar a raíz de que tengo un sticker pegado en mi puerta que dice si no funciona el condón, usá misoprostol. Me tiraba agua con excremento por la ventana, basura, sal afuera de la puerta de mi casa. Me gritaba chilena puta de mierda, usurpadora, abortera", comenzó Maldonado.

La activista es una de las organizadoras de la feria Ameri Cano, de ese barrio, junto con otras compañeras. "Hemos desarrollado un trabajo desde hace cinco años de construcción de comunidad. Hemos ganado la votación del consorcio con el porcentaje más alto de los últimos 20 años", contó.

Los hechos se complejizaron a partir del 29 de junio. "Ese día, esta mujer agarró a patadas la puerta de mi casa. Yo abrí, pensando que había una emergencia, porque justo en ese momento se había cortado el agua en el barrio, y la mujer me golpea en la puerta de mi casa", expresó.

El esposo de Edith Taride, la mujer agresora, avaló los ataques en las redes sociales.

Luego de esto, Maldonado fue a radicar la denuncia a la Oficina Fiscal nº2 de Sexta Sección, junto a dos mujeres del barrio. Una de ellas, Florencia Urzúa (presidenta del consorcio), fue atacada en el hall de la comisaría por la misma vecina, cuyo nombre es Edith Taride.

Debido a lo sucedido, las mujeres del lugar decidieron organizar ruedas de acompañamiento para proteger a Maldonado de nuevas agresiones. El martes 3, por la noche, la policía irrumpió en la entrada de la casa de la activista, con armas y sin identificación, exigiéndoles que salieran a la calle.

La directora de Derechos Humanos de la provincia, Luz Faingold, se dirigió junto a Maldonado y sus compañeras a realizar la denuncia por violencia institucional a la Fiscalía. Posteriormente, la vicegobernadora Laura Montero se reunió con las mujeres del Barrio Cano.

"A partir de eso, la policía tuvo otra actitud. Sin embargo, esto no frenó la violencia porque ayer aparecieron pintados dos departamentos, marcados con verde, donde decía puta feminista. Se volvieron a poner denuncias. Esto genera una situación de inseguridad, porque yo tengo un rondín que va a mi departamento, pero fue pintado uno que está a 36 metros del mio", explicó Maldonado. 

La militante atacada aseguró que "muchos sectores políticos se han solidarizado", pero pidió pronunciamientos desde otros espacios para lograr frenar la violencia. "Independientemente de qué pase con el proyecto de ley, la persecución que existe a las feministas se está dando en todo el país, y tiene que ver con que no les gusta nuestra estética y no les gusta nuestras tácticas", concluyó Maldonado, quien, junto a su hijo, fueron imputados por supuestas agresiones.

Tamaño del texto
Comentarios
Beto68
10-07-18 21:19
No lo justifico, pero ¿cómo le llamamos a una feminista que llama a matar a los hombres, o escupe en la cara durante una marcha, o se mofa de la fe de otras personas, o vandalizan lugares públicos, propiedad privada, templos religiosos?
Tu comentario: