columna política
El dilema ante el ajuste fiscal: qué recortar y cómo acordar con la oposición
Lunes, 9 de julio de 2018
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

A Mendoza todavía no le han restringido las partidas que llegan por afuera de la Coparticipación Federal de Impuestos. La afirmación corresponde a una fuente destacada y calificada del gobierno de Alfredo Cornejo. La misma fuente aseguró, también, que al menos en la provincia y de forma oficial no se les ha comunicado nada del contenido del presupuesto 2019, el que elaboran los funcionarios de Hacienda de Mauricio Macri para dar cumplimiento con las metas de ajuste fiscal comprometidas en el acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional.

El fin de semana largo no ha traído paz al elenco gobernante a nivel nacional. Todas las encuestas consultadas le siguen confirmando un panorama más que complicado respecto del nivel de confianza de la sociedad y un marcado arco de incertidumbres a futuro respecto del plan económico.

Macri debe acordar con los gobernadores el plan que se avecina. Pero no hay unanimidad en este consejo alrededor del presidente. Hay quienes le sugieren que siga adelante con lo planeado, esto es reafirmar los principios de una economía abierta, competitiva, que se mueva al ritmo de las leyes del mercado. Pero los que leen la situación bajo la óptica de la política le dicen que para seguir en la senda que se marcó en el arranque de la gestión, para contar con alguna chance de éxito y para cumplir con el programa enviado al FMI, deben estar adentro cuando menos los gobernadores del peronismo.

La encrucijada que se presenta, con sus riesgos cuando ya no hay mucho más margen para la prueba y error, no sólo es para Macri. Lo es para la sociedad también cuando observa que la oposición juega con su rol y con la actitud que debe asumir, a un año de las elecciones y cuando puede quedar pegada al clima de recortes que envuelve al plan oficial.

El peronismo que está gobernando las provincias, y algunos de sus representantes parlamentarios, ha hecho difundir el fin de semana que no podrán cumplir con las metas del Pacto Fiscal firmado el año pasado -y por el que se comprometieron a una serie de rebajas impositivas (ingresos brutos, básicamente) con el fin de estimular el crecimiento de la economía por la vía de las Pymes-. La ecuación opositora es clara: si nos recortan el envío de fondos por afuera de la coparticipación, es imposible cumplir con el pacto, porque se irá hacia un horizonte de desfinanciamiento.

También lleva implícito un mensaje de presión fuerte: si el gobierno reconduce el presupuesto de este año dará una pésima señal al mundo entero, aunque el mundo no se fije en la Argentina para invertir en producción y sólo lo hagan algunos para incrementar los fondos especulativos. Traducido significa que la situación puede empeorar aún más, porque ante la desconfianza por el posible no cumplimiento de metas, la volatilidad en la que se mueve el sistema cambiario podría agudizarse. Lo que se dice una encrucijada real.

La semana corta no impedirá el flujo constante de mensajes que se está dando entre funcionarios del gobierno y protagonistas de la oposición. El diálogo no se ha cortado, aunque se ve muy difícil la búsqueda del acuerdo cuando lo que viene es un escenario restrictivo, con el más que seguro recorte de los fondos discrecionales de la nación a las provincias y con impuestos a la baja previstos en el Pacto Fiscal del año pasado. ¿Por dónde debe ir el recorte para evitar males mayores a los que ya existen? Bueno, tanto el gobierno como la oposición coinciden en que lo último que se debe hacer es recortar los fondos destinados al área social, aunque están bajo la lupa. En esta línea hay una amenaza directa sobre los fondos previsionales. Las alternativas son pocas: seguir reduciendo los subsidios tarifarios, estudiar el nivel de salarios de la administración pública nacional y ver cómo se reducen los fondos para las obras públicas bajo un esquema de supuesta equidad entre Buenos Aires y el resto del país.

Por el lado de Mendoza se supo que aquí, todavía, no se sabe nada con el esquema de recorte para el 2019. No obstante, esta semana partirán hacia Buenos Aires algunos funcionarios de Hacienda. Tienen previsto quedarse allí hasta el próximo fin de semana, calculan. La idea es acceder al borrador de presupuesto de Nicolás Dujovne y confirmar cuál es la parte del plan que repercutirá en las arcas de la provincia. De eso dependerá, en gran medida, el propio presupuesto mendocino que debe presentarse el mes que viene en la Legislatura.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario:
Más de Opinión
Economía en sepia
Por Marcelo López
Con Argentina fuera del Mundial, la política volvió a lo suyo mirando el 2019
Los escarceos electorales del 2019 se aceleran y ya hay indicios de que se adelantará el proceso de selección de candidatos. Cornejo sigue advirtiendo que no cualquiera puede estar en su lugar. A De Marchi y a Cobos parece decirles que la vara está muy alta. En el peronismo ensayan escenarios de unidad. Pero están muy lejos de lograrla. Tampoco les aparece hoy un candidato que los entusiasme y les dé esperanza. Aquí hay una apuesta a la realidad y a la certeza de que las cosas se pondrán más feas de lo que hoy están.