Aborto: miles de personas siguen el debate fuera del Congreso
Miércoles, 13 de junio de 2018

La avenida Callao, cortada al tránsito, se transformó a lo largo de la mañana en una suerte de centro comercial y de activismo y militancia a cielo abierto mientras los diputados nacionales debaten en el Congreso la legalización del aborto . Varias agrupaciones de izquierda montaron carpas: desde ahí hablan por megáfono, invitan a firmar petitorios o a discutir -entre otros temas- la separación de la Iglesia del Estado. Representantes del MST, Las Rojas, el PTS, Izquierda Socialista, el Frente de Izquierda, el Partido Obrero y el Partido Comunista se acomodaron entre Perón y Rivadavia.

En la intersección de Callao y Perón montaron un escenario. A un lado y otro hay vendedores de pañuelos verdes, remeras y pines. También hay oferta de comida: choripanes, hamburguesas y bondiolas. Ninguno de los comercios de la avenida cerró sus puertas: muchos cafés y restaurantes son sedes temporarias de quienes se refugian del frío por un rato.

En la avenida Rivadavia entre Callao y Paraná el panorama es similar. Allí están las carpas de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres. También hay merchandising y puestos de comida.

Asimismo, entre partidos políticos y vendedores ambulantes pueden verse carpas de grupos de estudiantes de escuelas secundarias y de universidades, de instituciones como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), de agrupaciones feministas y de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires. Y también entre esas banderas y folletos está desde temprano el dirigente Luis Zamora, de Autodeterminación y Libertad.

Las vallas que separan a quienes están a favor de quienes están en contra de la iniciativa llegan hasta la calle Paraná a lo largo de Rivadavia -donde casi todo es verde, pañuelos, ropa, accesorios y banderas-. Y en el medio, una postal atípica: la plaza del Congreso vacía.

Sobre la avenida Hipólito Yrigoyen, donde están quienes están en contra de la despenalización, las vallas sólo avanzan dos cuadras: van desde Entre Ríos hasta Virrey Cevallos. En este lado de la plaza el panorama es distinto. En la intersección con Entre Ríos la cantidad de gente es menor y hace menos ruido. También hay merchandising y comida. Pero los pañuelos son celestes.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario