Local
Hockey patín: Baieli, un mendocino que reluce en Europa
Martes, 12 de junio de 2018
Por: Martín Sebastián Colucci

Agotado por el viaje desde Europa, Matías Baieli arribó a Mendoza y conversó Sitio Andino sobre su año en uno de los torneos más competitivos del mundo del hockey sobre patines: la OK Liga. El jugador no olvidó su pasado, ni mucho menos la importancia de lograr el objetivo a pesar de los impedimentos económicos de su juventud.

El Tutti, como se lo denomina en el ambiente, recordó sus primeros pasos arriba de los patines y se mostró feliz por el lugar que ocupa en la actualidad: "Empecé a los 4 años. Tengo varios hermanos y mi mamá también jugaba en Godoy Cruz, de ese momento no me olvido porque estaba viendo hockey y una amiga me preguntó qué iba a hacer de deportes, y le dije ésto, de ahí no me bajé más".

El camino fue difícil, aunque Baieli fue superando cada uno de los escollos que se le presentaron a lo largo de su carrera: "En el Tomba jugué hasta los 16 años y después con ese grupo nos fuimos todos a Petroleros por algunos problemas dirigenciales, empezó otra carrera para mí", aseguró. Y agregó: "Con varios amigos armamos un equipo competitivo con el cual nos fue muy bien, ganamos una Liga, un Sudamericano y fuimos a disputar la Intercontinental, el club empezó a crecer otra vez".

El jugador del Alcodiam de España hizo una pausa y rememoró cuando saltaba a la cancha con el stick astillado: "Mi familia era muy humilde, siempre andábamos con lo justo. A pesar de que éramos ocho, mi viejo hizo el esfuerzo y me compró los patines, la rodillera y el palo que lo cuidaba como oro. Mis papás me aguantaron en todo momento y les debo lo que tengo", señaló.

Por último, el defensor no dejó de lado su experiencia. Con 32 años de edad contó qué cosas le dice a los más chicos para que no se obnubilen con las luces de estar en los primeros planos. "Uno trata de enseñarles todo lo que aprendió afuera, que a la larga es lo que uno busca: traer la experiencia y poder compartirla. Lo que siempre les digo es que hay que ser humildes", deslizó Baieli. Y finalizó: "A ellos les tiene que gustar trabajar, no hay que bajar los brazos nunca. El que cree que va a ir a jugar y lo van a llamar de un club importante es muy difícil".

Matías Baieli estará descansando en Mendoza hasta septiembre. Luego emprenderá su regreso al Viejo Continente, donde lo espera su nueva institución: el Scandiano de Italia.





Tamaño del texto
Tu comentario: