Iniciativas que sanan
Música para el Alma: arte solidario en hospitales
Viernes, 1 de junio de 2018
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

No hay que apelar a demasiadas interpretaciones científicas para comprobar el poder curativo de la música. Cómo una melodía o una canción pueden cambiar nuestro estado de ánimo, consolar una tristeza o alivianar un enfermedad. 

Desde hace seis años una iniciativa surgida en Buenos Aires hace uso de esta medicina de la mano de artistas profesionales para llegar a hospitales, hogares de ancianos, colegios e instituciones de bien público. Se trata de Música Para el Alma, una asociación civil que brinda conciertos a personas que no están en condiciones de asistir a una sala.

Foto: Agustín Benencia. Fuente: musicaparaelalma.org.-

"Son todos voluntarios que donan su tiempo y que hacen esto de manera solidaria", cuenta a Sitio Andino, Laura Delogu, encargada de prensa de la organización, pero también percusionista e integrante del Coro Polifónico Nacional. Como otras personas, ella se acercó al proyecto interesada en la causa, y lo que empezó siendo un grupo reducido de personas, hoy ya es una red de la que participan más de 2.500 músicos.

Pero toda historia noble tiene un comienzo y la de "Música para el Alma" no es la excepción. Contarla nos lleva inevitablemente a Eugenia, una talentosa flautista de la Orquesta Nacional de Música Argentina "Juan de Dios Filiberto", quien en su lucha por una grave enfermedad buscó generar conciertos en el lugar donde era atendida. Como no podía tocar, su pareja, el chelista Jorge Bergero (hoy director de MAP), llevó a cabo su deseo y junto a otros colegas comprobaron en esa experiencia el bienestar que provocaba la música a personas que están atravesando situaciones complejas.

Izquierda: Jorge Bergero. Fundador de la organización. Foto: Agustín Benencia. Fuente: musicaparaelalma.org.-

Fue luego de la partida física de la joven que el proyecto fue tomando forma y hoy ya tiene un vuelo imparable: unos 382 conciertos ofrecidos -según datos de la página web-, y giras en varias provincias del país (Mendoza incluida) y en el exterior donde la iniciativa se replica de forma independiente. Recientemente, la asociación ha recibido la nominación para los premios Outlook Inspirations que otorga la BBC de Londres cada año.

"Nosotros tenemos una frase que es: "Música para el Alma te reacomoda las prioridades", porque todo lo que parece trágico y catastrófico te das cuenta que hay gente que está en situaciones bastantes más duras y difíciles de llevar. Nosotros lo que tenemos es que cada vez que vamos a hacer un concierto, es una hora donde pueden dejar de lado toda esa problemática que tengan y que sea de disfrute. Al principio nosotros nos abocábamos más a los pacientes internados, a los chicos de los hogares, pero en realidad nos damos cuenta también a lo largo de todo este tiempo la manera en que lo reciben los profesionales de la salud o la gente que está acompañando, porque no es solamente el paciente es toda la gente que trabaja", cuenta Delogu.

Y agrega: "Después de casi seis años es como que la gente ya nos conoce. Hay hospitales que hemos visitado varias veces, pero la convocatoria es cada vez mayor, el interés de la gente es cada vez mayor. Y está genial porque vos te encontrás que por lo menos podes ayudarlos a vivir un momento lindo dentro de todo eso que quizás los lleve a lugares tan duros".

El proyecto además les devuelve a los artistas ese contacto humano y directo esencial de todos los músicos, "intentando recuperar la alegría, entrega y pasión por la profesión que hemos elegido", tal como reza la descripción de la organización en su dirección de Internet y a tono con las declaraciones de Laura respecto a las prioridades.

Además, como acá no hay butacas, escenario, ni telón, como en una sala de teatro convencional, con el paso del tiempo se tuvieron que aprender varias cosas, como por ejemplo, normas de bioseguridad o cómo trabajar con los pacientes. "En los pabellones de internación tenés que pedir permiso, la persona puede querer escuchar o no. Y es genial porque vemos reacciones que no lo podemos creer. Nos ha pasado de ir y ver gente y que el médico te diga esta persona hacia 15 días que no se levanta y que de repente sale al pasillo a escuchar el concierto".

Músicos profesionales: puro amor y talento para dar

La red solidaria de músicos es voluntaria, independiente y está integrada en su mayoría por artistas que trabajan en orquestas sinfónicas y coros. La modalidad es la siguiente: las personas que quieren participar ingresan a través de la página web de la organización y quedan registradas en una base de datos. Con ese registro y de acuerdo a los pedidos que llegan, MAP realiza convocatorias y responden quiénes tienen disponibilidad. 

Foto: Agu

No se cierran fechas fijas porque todo depende de la logística y del lugar a donde se concurre. Tampoco se realizan ensayos, por lo que la encargada de prensa recalca el carácter profesional de todos los que integran el proyecto, porque una vez que se logra la organización de una presentación, sólo hay tiempo de ir a tocar. Se pueden descargar las partituras desde la página de Internet. Delogu cuenta que por una cuestión de agenda, en Buenos Aires han instituido el día lunes por la mañana como el día para realizar conciertos, por lo menos, dos veces al mes, porque no hay teatro, y los coros trabajan de tarde o de noche.

La organización maneja además distintos formatos de conciertos. Está el formato sinfónico corales, los conciertos de cámara, la modalidad autogestionados, los conciertos para acompañar (más íntimos y pequeños. Los músicos tocan y cantan en los pasillos donde dan las habitaciones de la gente internada), y los EAPP, que son los encuentros artísticos organizados para los más pequeños.

¿Cómo se arman y se deciden los repertorios? "El repertorio lo solemos elegir entre un grupo de músicos. En los conciertos de cámara es un 60% de obras clásicas y un 40% donde incorporamos arreglos de música popular: tango, jazz, folclore. De los viajes que hemos hecho a las provincias o en el exterior también nos hemos traído música de allá. Tenemos la suerte de que muchos de los músicos que participan son arregladores. ¿Viste la canción de Coco de Disney?, bueno, ahora uno de los chicos que es contrabajista va hacer el arreglo de Coco, por ejemplo. O muchas veces para los lugares de ancianos llevamos arreglos de tango que están buenísimos. Y adaptamos el repertorio también teniendo en cuenta al tipo de lugar al que vamos. No es lo mismo el tipo de reportorio que se puede hacer en un hall de un hospital, que el repertorio que vas a tocar en Neonatología", señala Laura entusiasmada.

La experiencia en Mendoza

Música para el Alama en una de sus visitas el Hospital Notti. Foto: Agustín Benencia. Fuente: musicaparaelalma.org.-

La sede de MPA está en Buenos Aires y por un tema de coordinación general gran parte de los músicos voluntarios se encuentran en la Capital del país y en el primer cordón del conurbano. Sin embargo, en todos estos años la intención de la organización ha sido que el proyecto se replique en otras provincias y países. 

¿Cuál es la dinámica? "Nosotros viajamos con un grupo de 10 músicos. Llevamos el material impreso y lo dejamos. Después también ellos pueden acceder a la página web o al banco de música donde está todo el material digitalizado. Lo que hacemos es enseñar el funcionamiento para que después ellos lo repliquen", explica Delogu.

"Tenemos la filial de Uruguay, que fuimos hace unos 5 años a hacer un concierto allá y funciona bárbaro, funcionan solos. Ellos tienen una periodicidad de conciertos. En Córdoba también hacen bastantes conciertos. Se han hecho conciertos en Neuquén, Rio Negro, Salta, Mendoza. Lo que pasa es que obviamente después la coordinación queda a cargo de la persona que está en el lugar".

MAP en su visita a Conín. Año 2013. / Foto: Agustín Benencia. Fuente: musicaparaelalma.org.-

El contacto en la provincia es Carmen Saravi, artista integrante de la Orquesta Filarmónica de Mendoza. Su hermano, también músico y cuerpo de la Filarmónica de Buenos Aires le comentó de la iniciativa de Jorge Bergero, y a partir de ahí se generaron varios conciertos. Algunos, con músicos que viajaron desde la Capital y también con músicos locales.

UNA VISITA MUY ESPECIAL EN CONIN | "Una experiencia que caló hondamente en cada uno de nosotros fue la presentación en Conín, una institución en donde tocamos para varios niños. Tocar y cantar para estos 15 chiquitos, hablar con ellos, jugar, mostrarles los instrumentos fue una fiesta para todos los que estuvimos ahí presentes. Recuerdo especialmente la conexión que sentí con Camila, una nena de 5 años con parálisis cerebral (nos enteramos que fue abandonada por su familia ahí). Ella ante el estímulo que significó hacerle tocar el cello, reaccionó con una alegría y un entusiasmo que a toda la gente del lugar les parecieron milagrosos, a tal punto que cuando nos íbamos (bajamos una escalera con mas de 40 escalones), ella con la enfermera a su lado ayudándola, se asomó y empezó a bajar los escalones buscando el cello. Inmediatamente subí corriendo y la ayudé a bajar la escalera y el premio fue seguir disfrutando de los sonidos del cello. Noté que disfrutaba mucho cuando pasábamos el arco velozmente sobre las cuerdas del cello (se le llama trémolo) y de pronto el movimiento cesó y ella con una sonrisa levantó la mirada hacia todos los que la estaban viendo como esperando nuestra reacción. Todos empezamos a aplaudir con lágrimas en los ojos. Este proyecto crea un espacio donde estos encuentros se suceden continuamente y nos hacen sentir que con muy poco podemos contribuir a dejar un mundo mejor para todos". Jorge Bergero, violoncellista, fundador de MPA Argentina.

Los primeras experiencias se concretaron en el 2013 en la Fundación CONIN y en el Hospital Pediátrico Humberto Notti, a donde la iniciativa volvió en el 2014 y el año pasado. Otro lugar a donde llegó el poder sanador de la música y la actitud solidaria de esta red de artistas es el Hospital de Salud Mental Dr. Carlos Pereyra. Sobre esta fecha en particular Saravi cuenta:

"Cuando tocamos en el Pereyra tocamos en dos lados, en un pabellón que fue el de varones, porque no llegamos a ir al de mujeres, pero antes tocamos en el hall que estaba lleno de gente. Y la gente estaba tan contenta, incluso médicos, enfermeros, hasta el personal se paró a escucharnos. Fue algo maravilloso", recuerda.

La conexión local con la organización es directa y el proyecto tiene intención de seguir repitiéndose, cuenta la artista mendocina. 

"Acá todos los músicos que han participado quieren seguir participando. Voy a tratar de reactivar esto con los colegas que dijimos que no tenía que pasar todo el año para que nos acordemos de ir a tocar porque hace muy bien a las personas internadas y a sus parientes".


Vos podés ser parte de Música para el Alma

Hay varias formas de participar del proyecto Música Para el Alma. Si sos músico o música y querés sumar tu tiempo y talento tenés que ingresar a la web de la organización y registrarte. Hay dos opciones: si vivís en la Ciudad de Buenos Aires o si vivís en otra zona del país o el exterior.

También existe la posibilidad de registrarse en la categoría voluntarios. Esta instancia es para colaborar en distintos temas que la organización necesita tener resueltos. Esta gestión, al igual que los pedidos de conciertos por parte de las instituciones, también se realizan a través de Internet.

MÚSICA PARA EL ALMA EN NÚMEROS

 Músicos integrantes de la red: 2.512 | Conciertos ofrecidos: 382 | Voluntarios: 42.

*Donaciones. MAP recibe donaciones económicas destinadas a solventar los gastos administrativos de la sede social y los gastos de transporte y de materiales de cada uno de los conciertos. Hay diferentes formas de colaborar.

Si querés aportar tu granito de arena para que esta organización artística solidaria siga creciendo ingresá a: musicaparaelalma.org .


*Todas las fotos pertenecen a Agustín Benencia. Fotógrafo de Música para el Alma. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario