Analisis
La Orquesta del Titanic
Domingo, 13 de mayo de 2018Contando esta foto del viernes, podríamos decir que no están desorientados como planteábamos la semana pasada, sino que más bien son la Orquesta del Titanic y cerrar la columna.
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

 El viernes por la tarde el Banco Central vendía 1.100 millones de dólares (sumó 1.900 millones en esta semana) y cerraba la jornada recomprando 30 mil millones de pesos en LEBACS, después de que en el mercado secundario las tasas cortas llegaran cerca del 100% (sí leyó bien) y las largas por arriba del 45% y hasta en algunas operaciones el 50%.

La respuesta del Gobierno fue una conferencia de prensa en Olivos del Ministro Francisco Cabrera donde anunció que Alfredo Coto y un gerente de Molinos, le habían comunicado al Presidente que los precios en los supermercados no habían aumentado. Sí, leyó bien.

Contando esta foto del viernes, podríamos decir que no están desorientados como planteábamos la semana pasada, sino que más bien son la Orquesta del Titanic y cerrar la columna. La sensación de que no hay mucho más que agregar se impone.

La vuelta del FMI para marcar el rumbo de la economía, un clima adverso en general de los datos básicos de la economía que el gobierno no logra controlar, sus propios amigos aliados que no le responden y las contestaciones en forma (casi) de pasos de comedia de los funcionarios, generan un clima que no es el mejor para la supuesta política de generar confianza, ni para enfrentar una semana que tienen un día D -el martes- cuando vence una suma cercana a los 600 mil millones de pesos en LEBACs, el equivalente casi exacto a los 30 mil millones de dólares que el Gobierno pretende obtener del FMI.

El famoso mercado advirtió el viernes que no se conformará con el 40 % que convalidó el Central en los primeros días de la crisis. La encrucijada que previmos hace meses desde este espacio llegó. Un poco de suerte y viento a favor pueden alejar el iceberg unas millas y dar espacio para evitar el choque, si se lee con precisión la cartografía y se toma el rumbo correcto, el problema es que tanto Capitán como marineros parecen no entender los mapas.

Mientras el Ministro mendocino, le explicaba a los medios que en la reunión del Presidente con los empresarios no se había hablado del dólar y que le habían asegurado que los precios no aumentaban, la consultora Focus Market -quizás la más especializada y una de las más prestigiosas en el seguimiento de comportamientos de mercados- mostraba la evolución de precios de los productos de consumo masivo.

El estudio de la consultora muestra la cantidad de productos que superaron ampliamente la inflación anual de 2017 y como la proyección de la inflación en baja es una quimera por ahora irrealizable. De acuerdo a los precios exhibidos en las góndolas en abril de este año, las galletas exhibieron un aumento interanual del 71,5%, mientras que respecto a marzo subieron un 15,6%. Las gaseosas en tanto incrementaron su valor un 67,7% en el último año, lo mismo que la leche y la cerveza que mostraron subas superiores al 50%, con un alza del 54,9% y 51,65%, respectivamente. Los yogures tuvieron un incremento del 43,6%, la yerba con un 40,7 % y el aceite con un 40,1%.

Cerca del valor inflacionario, pero también superándolo quedaron las pastas frescas y el puré de tomates con un aumento de precios del 26,4 por ciento, el dulce de leche con un 26,5 por ciento y los alfajores con un 26,6 por ciento. En los productos de limpieza y aseo, el que más creció fue el detergente para ropa con un 39% y el papel higiénico un 37 por ciento más caro en abril de este año respecto al mismo mes de 2017. Los productos para el pelo subieron 36,7 por ciento, mientras que los desodorantes un 26,8 por ciento.

La realidad de los tickets de compra desmiente sin mucho esfuerzo las declaraciones voluntaristas, es la comprobación diaria que tienen los ciudadanos de a pie de cómo les afectan las medidas que fue tomando sistemáticamente, desde diciembre de 2015, un gobierno que privilegió un modelo de transferencia de recursos de abajo hacia arriba, también largamente explicado.

Esta semana, la socióloga Ana Castellani publicó una interesante columna en un diario de circulación nacional, preguntándose si se podía dar un enfoque sociológico a la crisis de la economía y al equipo de gobierno que la conduce. En diálogo con Radio Andina este sábado por la mañana, la docente de la Universidad de General San Martín e investigadora del CONICET, amplió varios de los conceptos. En un trabajo publicado con su colega Paula Canelo, a poco de asumir el gobierno Mauricio Macri y conocerse los miembros de su gabinete y equipos de trabajo, señalaron que los cuatro riesgos de la CEOcracia eran: conflicto de interés, captura decisión pública, descoordinación de la gestión y baja racionalidad estratégica.

Castellani sostiene -con razón- que en solo dos años la hipótesis está comprobada, y traza una perfecta síntesis "Macri confió plenamente en lo que siempre creyó y demandó cuando formaba parte de esa elite: liberalizar, desregular, brindar todos los incentivos necesarios para la inversión privada, poner el Estado al servicio del capital. Y se quedó esperando la lluvia de inversiones que nunca llegó. La historia económica nos muestra que no funciona así, la elite tiene poder de veto al avance de los proyectos de cuño nacional-popular, pero no tiene vocación de liderar un proyecto propio que garantice el desarrollo del país, ni siquiera en los términos que ellos lo imaginan, porque eso supone una apuesta económica fuerte que no están dispuestos a realizar en la medida que es más rentable apostar a la recurrente inestabilidad macroeconómica. La principal debilidad de este gobierno viene de su propia base social, y ya sabemos que no hay nada peor que la astilla del propio palo".

El intríngulis de las LEBACs no es el único problema que enfrenta el equipo de Mauricio Macri, el reto de que sus votantes y grupos de poder que lo llevaron al gobierno le respondan, es quizás una de las claves de lo que viene. Por ahora, el sector agroexportador -principal proveedor de divisas del país- le da la espalda sin tapujos; la lluvia de inversiones nunca llegó y los capitales especulativos comienzan una retirada que puede transformase en estampida. Habrá que comenzar a observar también la respuesta y comportamiento de los ahorristas internos.

En la semana del 2 al 9 de mayo, los depósitos en dólares en los bancos cayeron 288 millones. El número es chico respecto a los 26.277 millones que aún continúan depositados en dólares según los datos oficiales del Banco Central, pero ¿qué pasa si la desconfianza -como parece- se extiende a los ahorristas locales y quieren recuperar sus billetes verdes con avidez? La respuesta es incierta, pero seguro no es buena.

Los miembros del Gabinete y el propio Presidente parecen preferir seguir tocando con la lógica de la Orquesta del Titanic, mientras los ciudadanos se aferran como Leonardo DiCaprio a una tabla en medio del mar, esperando el milagro que no les lleve la vida.

Tamaño del texto
Comentarios
SILVIA VALEIRAS
14-05-18 16:44
En este país está claro que los que elegimos para "salvarnos" del robo del gobierno anterior, lo único que hacen es cagadas tras cagadas y no saben para donde carajo ir...tampoco tienen dignidad como para dar un paso al costado e irse
Luciano Viard
13-05-18 11:13
Aquí no hay esperanza o pesimismo. Hay una serie de hechos que remarcan la impericia y la falta de conocimiento de la gestión pública, más allá del engaño de un gobierno que hace lo contrario de lo que prometió
Sergio
13-05-18 09:47
En estos tiempos en que la realidad se divide entre pesimismo y esperanza esta columna (y medio) toma partido por la mala onda. Es cierto, no es facil el camino y podemos fracasar pero siempre hay gente que cree y no vaya a saber que...
Tu comentario:
Más de Opinión
Mendoza o el proyecto nacional, la encrucijada impensada de Cornejo
Cómo detener el efecto contagio de la mala onda nacional sobre su gobierno es un tema central para el gobernador. Pero su doble responsabilidad y rol le impiden al menos hoy tomar distancia de los males que entornan a Macri y el andar de Cambiemos. Blindar Mendoza, su necesidad más imperiosa.