Anabel, el origen
Miércoles, 11 de abril de 2018
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

Mientras un grupo de militantes peronistas se entretenía insultando al presidente Mauricio Macri frente a la fachada de la convulsionada sede del PJ, en Buenos Aires, movilizados allí por la decisión de la Justicia de intervenir el partido y designar como interventor al controvertido dirigente gastronómico, Luis Barrionuevo, en el oficialismo macrista seguramente se festejaba en la intimidad el colapso actual del principal movimiento opositor, sumido en una crisis profunda y envuelto en un enfrentamiento, ahora más visible, entre peronistas no kirchneristas y los seguidores de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Pero en Mendoza, lejos de los incidentes que atrasan, con olor a naftalina del PJ en CABA, el gobernador Alfredo Cornejo también, seguramente, analizaba los resultados de una maniobra política que se le debe haber ocurrido el último domingo, cuando al leer las declaraciones de la senadora cristinista Anabel Fernández Sagasti, con sus críticas a la política del gobierno en seguridad, a la visión del mismo Ejecutivo sobre la administración de Justicia y donde le sugirió dejar la soberbia de lado para mirar otras propuestas, decidió entonces convocarla a su despacho, recibirla formalmente por casi una hora y anunciarles ese acto político a todo el mundo ordenando incluir el encuentro en la agenda oficial de sus actividades que encabezó ayer martes.

El gobernador Alfredo Cornejo se reunió este martes con Fernandez Sagasti en Casa de Gobierno. 

Nada es ingenuo en política y menos para Cornejo. Cada acción busca su resultado inmediato. Cornejo, al llamar a Fernández Sagasti a la Casa de Gobierno, la ungió, al menos para el oficialista Cambia Mendoza que conduce, como la cabeza visible de la oposición a su administración, frente a un debilitado peronismo que con el liderazgo de Omar Félix no ha logrado, al menos por ahora, levantar cabeza tras las derrotas electorales de los últimos años en la provincia.

Claro que se dirá que Fernández Sagasti fue llamada por lo que dijo públicamente, claro está, pero también por ser la senadora nacional que tiene Mendoza por la minoría. Pero no es menos cierto que se buscó un impacto político que se mete de lleno en la interna del peronismo que se debate entre tener al kirchnerismo dentro o lo más alejado posible para volver a regenerarse y revincularse con el electorado. El peronismo no kirchnerista entiende que Cristina y sus seguidores tienen un piso de adhesiones similar al techo; que no pueden ignorar a sus votantes, pero que con el kirchnerismo adentro le resulta muy difícil e improbable perforar la base que sustenta hoy al oficialismo.

A Fernández Sagasti también le pudo haber convenido en términos políticos la convocatoria que le hizo Cornejo, más allá de los beneficios extraños a ella que pudo haber perseguido el gobernador con ese acto. Porque la vuelve a colocar en la marquesina que supo ocupar algunos años atrás cuando, desconocida para todo el mundo, saltó de una ignota pasantía en la administración pública a ser diputada nacional de un solo salto. Impresionante para los habituales movimientos que tiene la acción política para cualquiera que la ejerza.

Fernández Sagasti ha sido la primera dirigente de la oposición peronista, si se la incluye como parte del partido pese a su pertenencia a Unidad Ciudadana y su lealtad a Cristina, en animarse a decirle a todo el mundo que quiere ser candidata a gobernadora, en un partido -se insiste con esta realidad-, donde sus dirigentes hoy se esconden evitando la inmolación de una candidatura a la Gobernación para el 2019.

En junio del 2011, antes de que se conformaran las listas a legisladores nacionales por Mendoza, sobre el fin de su gestión en la provincia, el por entonces gobernador Celso Jaque fue llamado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la Rosada. Jaque viajó al trascendental encuentro con Cristina acompañado por el vicegobernador Carlos Ciurca y el candidato del peronismo, el por ese momento ministro de Infraestructura Francisco Paco Pérez.

La comitiva se pasó varias horas en los pasillos de la Rosada esperando ser atendida por una muy atareada y ocupada Cristina. Alrededor de las 19.30 de aquel viernes 24 de junio del 2011, la presidenta ordenó que los mendocinos fueran atendidos finalmente por el eterno operador, el conocido Chueco Juan Carlos Mazzón.

Jaque llevaba los nombres de sus propuestos para conformar la lista de candidatos a diputados nacionales. Su gobernación llegaba al fin y pretendía ser diputado nacional al término de su mandato. En Mendoza todos, o casi todos en verdad, apoyaban que encabezara la lista de candidatos. Pero Cristina decidió golpear duro y de forma cruel a los mendocinos: sin recibirlos, escribió en un papel los nombres de los candidatos que ella había decidido para la lista. Las elecciones se ganarían con facilidad, sin sorpresas. Eran los meses previos al famoso "vamos por todo" que lanzaría una vez que ganara ampliamente la reelección con ese increíble 54 por ciento de los votos. Sabía que los candidatos de esa lista se transformarían en diputados seguramente. No confiaba en el peronismo mendocino, menos en Jaque.

La ascendente agrupación juvenil que lideraba su hijo Máximo, La Cámpora, la misma que se hizo visible un año antes de ese encuentro -el día mismo de la muerte de Néstor Kirchner, aquel 27 de octubre del 2010-, le había pedido a la presidenta lugares para sus militantes. En el papel que escribió de puño y letra se leía que Guillermo Carmona encabezaría la lista de los diputados seguido por una desconocida Anabel Fernández Sagasti en segundo lugar y el tercero para el sindicalista Dante González, "el Dante de la gente" como se lo conocía por aquí. Jaque no figuraba. Había sido literalmente ignorado por Cristina. La presidenta nunca atendió al gobernador. Y allí se selló la historia de lo que sería el comienzo de una carrera llamativamente explosiva de Anabel en la política mendocina y, desde ya, en el kirchnerismo de paladar negro.

Antes de anunciarles a los medios mendocinos los nombres de quienes conformarían la lista de candidatos a diputados nacionales -ordenada por Cristina del primero al último-, Jaque debió hacer un llamado a sus colaboradores más cercanos que lo esperaban en Mendoza. Ni Jaque, ni Ciurca, ni mucho menos Mazzón, tenían la remota idea de quién era la segunda de la lista, Anabel. Desde la gobernación mendocina y vía telefónica llegó a los minutos la respuesta: Anabel Fernández Sagasti era, en definitiva, una joven abogada de 27 años que trabajaba como pasante en el Ministerio de Gobierno de la provincia ocupándose, entre otras cosas, de la reforma política que se estudiaba por aquellos años. "Anabel es una joven profesional extraordinaria que trabaja con nosotros desde hace tiempo", explicaría luego Jaque a los periodistas. Y allí empezó todo para Anabel.

Tamaño del texto
Comentarios
juan carlos ingaramo
15-04-18 17:10
las soberbias gozan de buena salud en mendoza; mientras el pueblo pasa hambre. No me caben dudas que tambien la legisladora como posible gobernadora también perseguiria a los docentes y a los estatales. por ser conservadores , estamos como estamos.
EDUARDO
12-04-18 18:12
Flojito el comentario, desconocen lo que es un justicialista. Torres no deja de ser un Radical su opinión es igual a la de Cornejo.
coriasil
11-04-18 13:05
El peronismo le brota por los poros a los que escriben en este pasquín, Son muy burdos en sus intentos de crear una nueva figura de referencia. Hasta se fijaron en el detalle de llamarla sólamente por el nombre de pila, así como le gusta a los peronchos.

¡Cómo les gusta el culto a la personalidad a ustedes, che! Cada día crean un nuevo ídolo detras del cual encolumnarse, parece que tienen miedo de manejarse solos, que necesitan de un líder que los lleve de la manito.
José Luis Aguero
11-04-18 13:05
Raro que no dice nada de la reforma judical, aumento de los jueces de la Corte y los $$$$ que Cornejo enviaría a los municipios peronistas para que alineen a sus legisladores en los proyectos del Gobernador
Marcos
11-04-18 11:05
Nefasto el titulo.
antonio romero
11-04-18 10:56
Es claro que Cornejo solo vela por sí mismo, incluso quiere armar la oposición que a El le conviene!!!
coriasil
11-04-18 09:24
Cualquier bondi la deja bien a la Sagasti. Es oportunista como todos los peronchos.
Tu comentario: