Panorama actual
Panaderos en crisis: aumento de precios y ajuste de personal
Martes, 13 de marzo de 2018

El pasado 2 de marzo, los mendocinos desayunaron con la noticia de una nueva suba: tras el aumento de enero, el pan volvió a aumentar su precio en un 8%. La decisión fue tomada y comunicada por la Cámara de Empresarios Panaderos de Mendoza, la misma que ya había realizado el alza a inicios del año. El titular de la entidad, Miguel Ángel Di Betta argumentó tras el anuncio que "la industria del pan tiene una pérdida continua de rentabilidad".

Desde la Asociación de Panaderos de Mendoza confirmaron el dato y agregaron las ventas han caído en un 30% en el último año. Los aumentos los perjudican porque pese a que se cobre más por el kilo de pan, la gente decide comprar con el mismo monto de dinero y llevarse "lo que le alcance" por lo que no hay recaudación suficiente para sostener los negocios teniendo en cuenta las subas de tarifas y sueldos de empleados.

"El aumento de la harina no da descanso. Desde inicios de año viene subiendo mes a mes. Pero eso se suma a los incrementos en las tarifas y a los salarios de los empleados. Las ventas han caído hasta en un 30% y los mendocinos compran lo que les alcanza, entonces es difícil hacerle frente a la situación actual", explicó Claudio Luna, titular de la Asociación de Panaderos de la provincia.

Tras el más reciente aumento, que fue del 8%, los precios sugeridos por la Cámara de Empresarios Panaderos fueron los siguientes: el kilo de pan mignon, a $43; las 20 piezas de pan, a $40; la docena de tortitas, a $58 y las facturas comunes, a $84. Sin embargo, no se descarta una nueva suba en abril.

"Me encantaría poder decir que tras el aumento del 2 de marzo no se van a retocar los precios, pero no puedo descartarlo. Probablemente, el comportamiento de la harina se vea reflejado en otra suba sumado a los costos tarifarios y laborales. El panorama no se ve bueno para nosotros, yo soy panadero y lo veo todos los días, la gente viene con el mismo dinero y se lleva lo que puede porque no le alcanza para más. Por otra parte, también hay que lidiar con la falta de controles porque un 50% de las panaderías de la provincia son clandestinas, entonces no se juega limpio y es perjuicio", señaló Luna.

Pero la historia no termina allí, sino que algunos panaderos evalúan suspender temporalmente a algunos de sus empleados "porque estamos fabricando más de lo que se consume", comentó Pablo Méndez, Panificadora Maipú. 

El empresario añadió que "la gente está resignada a los constantes aumentos, entonces compra lo que puede. Las ventas han caído mucho y estamos esperando que llegue abril que es un mes donde comienza a moverse el mercado. Hay clientes que vienen con 10 pesos y otros con 40 pesos y se manejan con ese dinero porque es lo que tienen, entonces no se recauda y no se puede hacer frente a los costos", dijo.

Méndez continuó: "Esto es como una bola de nieve, ante este panorama, nosotros estamos evaluando suspender temporalmente a algunos empleados. Suspenderlos, no despedirlos porque atrás de esos trabajadores hay familias y la calle está dura. Pero a esto hay que llegar lamentablemente porque el sector no anda bien", expresó desde la panificadora que cuenta 56 años de historia en la provincia.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario