un emprendimiento con onda verde
Laura Crayón: "El autocultivo de alimentos es un camino de ida"
Sábado, 10 de marzo de 2018
Por: Fernanda Verdeslago - @fer_verdeslago

Un pasillo nos conduce hacia un jardín con macetas y huertas urbanas. Cada una de esas plantas, al final de ese camino, es una filosofía de vida que caracteriza a María Laura Crayón, a cargo de El Tomilloun espacio agrourbano ubicado en la Quinta Sección de la Ciudad de Mendoza. Allí, entre hojas verdes y aire puro, el diseño paisajístico urbano se fusiona con la sustentabilidad. 

Este sábado se dictará un taller de huerta orgánica, que durará dos jornadas, para quienes deseen comenzar a dar los primeros pasos en el autocultivo de frutas y hortalizas sin agroquímicos. 

Claro que llegar hasta allí no estaba en sus planes. Empleada en relación de dependencia durante varios años en el rubro administrativo, Laura se sumerge en el mundo botánico, luego de una situación personal que le tocó vivir. 

El mundo botánico se convirtió en la principal pasión de Laura, dándole vida a El Tomillo. Foto: Cristian Lozano.

"En el 2014 creé una marca que se llamaba Regalame, en donde me dedicaba a vender objetos. En un momento de mi vida puntual, comencé a conocer este mundo y empecé con la reproducción de plantas, que es lo que más me gusta", cuenta Laura en diálogo con SOY MÁS

Sin saberlo, estaba ante la oportunidad de cumplir un sueño: tener su propio vivero pero "no ser un pasamanos de plantas, sino algo vivencial", aclara.

Una marca que quiere seguir creciendo. Foto: Cristian Lozano.

A Regalame se le agregaron ejemplares botánicos y el emprendimiento comenzó a tener "brotes verdes", aunque el 2016 sería clave en la vida de esta emprendedora: ingresa a la Municipalidad de Godoy Cruz para hacerse cargo del programa "Godoy Cruz cultiva" y la horticultura ocuparía un lugar importante en su jardín. 

"Con el correr del tiempo me empecé a dedicar a las frutas, verduras y aromáticas. Así es que el año pasado creo El Tomillo, trabajando con técnicas agroecológicas sin fertilizantes ni insecticidas químicos", dice sonriente al recordar esos comienzos, en donde esta hierba aromática, una de las preferidas de Laura, fue musa inspiradora de la identidad del emprendimiento.

Conectar con lo verde, de alguna forma

Desde este espacio agrourbano que luce impecable, se trabaja en el cultivo de productos agroecológicos (se denomina así cuando no están certificados como orgánicos pero se cultivan con los mismos métodos) para ser comercializados a los consumidores que se alimentan de forma saludable.

Además, se dictan talleres para armado de huertas, para reproducir plantas, de jardinería orgánica, entre otros, que se complementa con la venta de sustrato, semillas y de insumos necesarios para desarrollar la actividad. Mientras, Laura Crayón continúa capacitándose para profesionalizar los servicios que brinda este espacio agrourbano.

"Me interesé en lo urbano por la ciudad en donde vivimos, en general en el Gran Mendoza, en donde los espacios verdes son públicos. Y la idea era que, a pesar de que es comercial, El Tomillo fuera un punto de encuentro para las personas que quisieran vivenciar la naturaleza", agregó.

La soberanía alimentaria, una herramienta para decidir

El autocultivo de alimentos permite consumir lo que se produce y dejar de comprar en la verdulería. Algunos ven, a esta práctica en macetas, "una forma de rebelarse contra el sistema", sin embargo Laura prefiere decir que "es una toma de conciencia. Los sistemas están y funcionan, pero tenés herramientas para tomar decisiones. Tengo la soberanía para decidir qué consumo".

Consumir cultivos orgánicos, esa es la cuestión. Foto: Cristian Lozano.

Por su propia experiencia, la experta en huertas, comentó que su cambio a una alimentación orgánica o agroecológica le brindó muchos beneficios: "Dejé de tener gastritis, tengo más pilas, hago muchas más cosas, me siento realmente muy bien. Es un camino de ida, una vez que empezás a consumir verduras y frutas con estos sabores, difícilmente vuelvas a lo tradicional".   

Los mitos de la huerta urbana

"El principal es el espacio, es mentira que viviendo en un departamento no podés cultivar. Podés armar macetas y hacer una huerta vertical", dice en forma contundente la creadora de El Tomillo.

Otra de las excusas es el tiempo en donde "depende del tamaño de la huerta" pero que "ese tiempo invertido después se retribuye en satisfacción".

"No tengo manos para la huerta es de lo más común que escucho", dice Laura y explica que "en realidad las plantas son seres vivos, probablemente hay una cuestión energética, pero todos podemos cuidar plantas".

Un precio justo, no es necesariamente más caro

La comercialización de este tipo de productos implica referirse a algunos temas como el precio, en donde se suele encontrar lo orgánico más encarecido que lo tradicional. En ese sentido, la poca oferta de verdulerías saludables es un factor que incide, aunque "hay que tener en cuenta que es un trabajo artesanal, como en la confección de otros productos. Es más barato producir en serie, que serían las hectáreas de monocultivos, en donde los químicos te garantizan una gran cosecha, que algo más elaborado, pero de mejor calidad", indica Crayón.

"El tiempo invertido se retribuye en felicidad", asegura María Laura Crayón que cambió sus hábitos de almentación. Foto: Cristian Lozano.

 "En la agricultura orgánica, los controles biológicos tardan más, aunque los precios no son tan dispares. Hoy el kilo de tomate perita lo tengo a $30 y en la verdulería está entre $20 y $25. Las almendras orgánicas están en $60 los 100 gramos, y en algunas dietéticas las encontrás en $55, no hay mucha diferencia, pero sí en la mano artesanal, es muy notorio en el sabor", expresó.

A dar los primeros pasos

Las personas que tengan interés en empezar a practicar el autocultivo podrán participar de un taller experimental que durará dos sábados no consecutivos (10 y 24 de marzo), de 15 a 18. Se entregará material impreso y almacigueras con semillas con 9 tipos de cultivos diferentes para que, una vez en casa, se pueda proceder al armado de la huerta. 

El diseño, las asociaciones benéficas de especies junto a la distribución de aromáticas, además de la producción de compost orgánico serán los temas del taller que tiene como objetivo seguir aumentando los metros cuadrados de cultivos orgánicos en espacios urbanos.

Para inscribirse, hacer click aquí para encontrar toda la información. 

Tamaño del texto
Comentarios
Francisco
19-03-18 12:06
muy bueno...no hay otra forma de contacto no puedo los sabados...
Silvina tonini
14-03-18 08:25
Hola soy Silvina y me gustaría aprender a cultivar mi propia.verduras quero hacer el curso de huerta orgánica
Tu comentario