economía doméstica
Pollo y huevos: sube el precio, pero los productores hablan de recuperación
Martes, 13 de febrero de 2018
Por: Fernanda Verdeslago - @fer_verdeslago

En los primeros días de febrero los cajones con docenas de huevos almacenadas en maples de 30 unidades se descargaron del camión con notorios aumentos. El pollo, no fue la excepción en una industria avícola que le hace frente a las tarifas y aumentos de dólar e insumos.

"El huevo hacía un año que no subía, estaba muy quieto. El aumento es de entre un 30% o 40%, siendo que el año pasado habrá sido de un 20%", comentó Luis Villach, de Granja Yemita, ubicada en la localidad juninense de Medrano, en diálogo con Sitio Andino. Mientras que la suba de la carne avícola ronda el 15%.

Los granjeros aseguran que tienen que recuperar sus pérdidas y por ello aumentar.

Mario Maroto, presidente de la Unión Avícola Regional Andina, prefirió no hablar de aumentos sino de "recuperación de valores", en declaraciones a este medio. "Los valores que tenemos actualmente son los mismos que en el 2016. Al no reactivarse la exportación el año pasado, hubo sobreoferta en el mercado interno planchando los precios, incluso a pérdida de bolsillos del productor", explicó.

De acuerdo a las cifras que maneja la consultora Evaluecom, a cargo de José Vargas, "desde que empezó el año aumentaron entre un 14 o 15% en promedio entre los dos. Primero aumenta la carne y la gente se vuelca al pollo, que es el sustituto y la demanda hace subirlo", confirmó el economista.

"En abril del 2016 el cajón con 12 maples estaba a $600, en octubre y noviembre $420 y ahora a $560, vamos camino a volver a los $600", manifestó Maroto quien indicó que Mendoza sigue la media nacional en lo que respecta a consumo de huevos con 280 unidades per cápita, 7 más que el año anterior según publica la Cámara Argentina de Productos Avícolas (CAPIA).

Tarifazos y combustibles, una lucha de galpones

Los factores que condicionan los precios son varios, pero principalmente el valor del dólar, las tarifas en gas y electricidad y los combustibles.

Los gastos de mantener un galpón para producción avícola son muy altos. Foto: C. Lozano.

"Fundamentalmente el mayor impacto ha sido el combustible en el rubro de alimentos y bebidas. Aumenta cerca del fin de mes e impacta en el mes siguiente". Y en ese aspecto, el incremento de la energía eléctrica va a tener incidencia en lo que es el mes que viene. Además, en marzo aumentan los combustibles por un reajuste tarifario y eso va a reincidir", aseguró Vargas.

La tarifa eléctrica y el gas son insumos muy importantes para la producción avícola. En los periodos de crianza se utiliza mucho gas, también las aves necesitan cumplir 16 horas de luz mínima por día para tener buenos niveles de producción y esas horas naturales se completan con artificiales. El verano y sus altas temperaturas obligan a adecuar los galpones con ventiladores y con sistemas para frigorizar el agua.

"La quita de las retenciones a los cereales nos impactaron directamente en la compra del alimento al igual que la suba del dólar porque muchos insumos, como núcleos vitamínicos o vacunas son importados", precisó Maroto, máximo responsable de Avícola Santa Rosa, la granja productora de huevos ubicada en Colonia Segovia, Guaymallén.

Su colega Villach afirmó que "de corriente pagaba hace 3 o 4 meses veintipico mil, ahora $57 mil, más del doble, sólo en corriente para la granja".

En la góndola también se nota

Sitio Andino consultó en diversos negocios que comercializan productos avícolas y afirmaron que habían acusado el aumento, aunque en los huevos rondaba entre el 20 y 25%, cotizándose el maple en aproximadamente $85, mientras que en el pollo un 15% aproximadamente y el precio final depende del tipo de carne.

El consumidor también recibió el aumento en productos avícolas.

"El pollo aumentó la otra semana en un 15% por kilo. Lo que es los huevos aumentó muchísimo, $140 el cajón de 12 maples y no hay razón de ser. Si es escalonadamente, un 10 o un 20 lo bancas y lo vas acomodando, pero ahora aumenta de golpe", dijo Mario Bustos, propietario de dos pollerías ubicadas en Godoy Cruz.

Apuntando a vender productos de calidad, el comerciante aseguró que "en lo que es pollo fresco, no congelado ni pre enfriado, hay poca competencia, entonces estás sujeto a los precios que te dicen".

"El pollo siempre es sustituto porque con $120 comprás un pollo de dos kilos, y con ese dinero comprás un kilo de carne y no hacés lo mismo", expresó.

Como para explicar la situación del sector, Maroto fue contundente: "La situación ha llegado a un punto en donde el productor o ajusta los números, aunque el mercado no esté en condiciones de que la mercadería suba, o cierra el negocio". 


Tamaño del texto
Tu comentario: