columna política
Macri y Cornejo ya definieron los objetivos políticos para el 2018
Viernes, 12 de enero de 2018El presidente y el gobernador arrancaron el año consolidando la sociedad política. Coinciden en la visión que tienen sobre lo que debe ser el Estado y en qué transformarse. Y en política, Macri ratificará que en Mendoza el PRO debe sumirse a la estrategia de Cornejo, una definición trascendente con vistas a la sucesión del gobernador en el 2019. Resurge la mesa de negociación con los intendentes peronistas. La ampliación de la Corte y el futuro del PD en la alianza de gobierno.
Por: Marcelo Torrez - Director General de Medios Andinos

La sólida sociedad política, y la aceitada relación que demuestran sin puestas en escena y sin teatralizaciones, Mauricio Macri y Alfredo Cornejo, se sustenta en las coincidencias que comparten sobre el funcionamiento del Estado, pero también en las necesidades que tienen hacia el fin de sus mandatos, en el 2019.

Las urgencias de la coyuntura, algunas inesperadas y otras previstas, surgidas por los incendios en el sur provincial y por el inusual operativo de control vial y de servicios extras que se ponen en marcha desde este fin de semana en el corredor internacional que nos une con Chile los obligó a dar respuestas y a mostrarse en algunos de esos escenarios, como en el del sur, y a la vez les dio la posibilidad de ajustar algunos de los objetivos, políticos sobre todo, que tiene el año.

Macri y Cornejo han ratificado en la semana la marcha de la sociedad, no sólo en cuanto a la relación institucional entre los dos estados (nación-provincia), sino más que nada en el funcionamiento de la coalición gobernante en un 2018 que entienden, los dos, funcionará como el desarrollo de la plataforma de la estrategia que diseñan para retener el poder en el 2019.

Macri ha puesto a trabajar a su jefe de Gabinete, Marcos Peña, en una suerte de relevamiento nacional de los territorios provinciales que hoy están en manos de la oposición y a los que aspira la alianza gobernante poder ganar en las generales del año que viene. En eso trabaja, además, el radicalismo que conduce Cornejo a nivel nacional. Pero también coinciden en dos factores absolutamente determinantes que se deben cumplir para que Macri pueda ser reelecto en la nación y para que Cornejo, que tiene impedida la reelección, garantice la continuidad del proyecto: el primero es que la economía debe mejorar, ofrecer resultados más alentadores que los que ha mostrado hasta ahora y que comience a satisfacer a los ciudadanos; y el segundo es que Cambiemos, como marca electoral, se consolide por sobre los partidos que la integran, el PRO y la UCR mayoritariamente. En eso coinciden.

Por ahora, Macri le ha hecho llegar al mendocino que el PRO no se inmiscuirá en el armado de la estrategia en Mendoza para lograr que a partir del 2019 la provincia siga siendo parte del actual oficialismo. Esto es, que será Cornejo quien defina cómo se harán las cosas en la provincia y, eventualmente, sea quien defina al mejor candidato a sucederlo. Un aspecto sustancial para que se garantice la buena marcha de la relación entre ambos. No es un dato político a subestimar, porque hasta pocos meses atrás, el PRO imaginaba que cuando llegara el momento de definir las candidaturas, el intendente de Luján y hombre fuerte del partido, Omar de Marchi, contaría con el aval oficial de Macri para disputarle a cualquier candidato del radicalismo la gobernación en Mendoza. Hoy, luego del encuentro breve entre el presidente y el gobernador en San Rafael a comienzo de la semana, y de una larga charla que ambos tuvieron el mismo día en que el mendocino fue designado presidente del Comité Nacional de la UCR, esa alternativa de apuesta política habría quedado descartada. Al menos por ahora.

Ante Macri, Cornejo suele ponerle las quejas sobre las medidas que toman algunos de sus ministros. Es en esos encuentros a solas en donde se terminan resolviendo las diferencias. El caso más resonante fue la decisión del ministro Nicolás Dujovne cuando intentó imponer en la reforma tributaria el impuesto interno al vino. Cornejo le habló a Macri del grado de desconocimiento que demostró tener su colaborador y Macri lo tranquilizó, en aquel momento, con que en verdad todo era parte de una estrategia oficial que le permitiera negociar con las provincias, con los gobernadores y también con los sectores económicos. El último fastidio de Cornejo, el más reciente, es contra Juan José Aranguren, el titular de Energía, quien ha manifestado la intención del Estado de vender las acciones de las empresas eléctricas que adquirió la estatal Enarsa, en 2016. Macri entiende que el reclamo viene impuesto por el radicalismo, del que Cornejo es su presidente.

La visita del presidente a San Rafael y el encuentro de sus funcionarios con los del intendente peronista Emir Félix, también ha sido un gesto a favor del camino que se ha trazado Cornejo para reactivar la relación con la oposición peronista en la provincia. Con los intendentes sentados alrededor de una mesa de negociaciones, el gobernador intentará convencer al peronismo para que apoye la reforma a la Ley de la Corte que intenta una vez que se reanude la actividad en la Legislatura. "Se ha recuperado el diálogo que se tenía al momento previo en que los intendentes le negaron a Cornejo la reforma de la Constitución", ha confiado un funcionario de permanente llegada al gobernador.

Es por ese lado por el que Cornejo explorará la posibilidad de conseguir la sanción de la ley que permitiría ampliar el número de integrantes de la Corte. Todo indica que ha dejado de lado la posibilidad de insistir con el voto que necesita de uno de sus socios de la coalición, el del demócrata Marcos Niven, quien le negó el apoyo a la iniciativa en Diputados. Para Cornejo y buena parte del oficialismo la permanencia del PD dentro de Cambia Mendoza está sujeta al resultado de las elecciones internas por las autoridades del partido que se deben realizar en marzo. El partido está dividido entre los que defienden el frente y su permanencia en el mismo y porque además son funcionarios de Cornejo, y los que entienden que el gobernador no les dio lugar ni siquiera en las decisiones mínimas que fue tomando el gobierno desde el 2015 a esta parte. En este último lote figura Carlos Balter, el actual presidente demócrata, crítico de Cornejo y para nada a gusto de formar parte de la sociedad, al menos en los términos actuales. Precisamente el ingreso del PD a la entente que terminaría imponiéndose en las elecciones del 2015 se negoció, se acordó y se plasmó entre Cornejo y el anterior presidente ganso, Richard Battagion, hoy al frente de la empresa de aguas, Aysam.

En los dos años siguientes, el PD, con Balter al frente, fue asumiendo de a poco una posición más distante con el gobierno. La discusión legislativa sobre el polémico ítem Aula resultó ser una de las primeras advertencias de las desavenencias. En mayo pasado, Balter y Niven, el alfil ganso en la Cámara de Diputados, no ocultaban algunas críticas al estilo de conducción de Cornejo cuando paseaban y visitaban el predio de la Fiesta Nacional de la Ganadería de Zonas Áridas, en Alvear.

Pero antes de ese evento político por excelencia que cada año se cumple en el Sur, Balter le había solicitado un encuentro a solas al gobernador, en febrero del 2017, casi un año atrás. Ambos viajaron juntos en un auto que los conduciría hacia Santa Rosa, el mismo día en que Norma Trigo se transformaba en la intendenta electa del departamento al imponerse en aquellas elecciones. Analizaron y discutieron la realidad política de la provincia y el funcionamiento de Cambia Mendoza. Pero al finalizar el viaje, Cornejo le respondería negativamente al pedido concreto de Balter para que le permitiera ser candidato a diputado nacional en la lista que presentaría el oficialismo en las elecciones de octubre del 2017. Ahí empezó todo.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Semana agria para Cornejo: San Juan con nuevo dique, el ajuste y Cobos
La provincia vecina va por su tercer dique en quince años, mientras Mendoza espera señales por Portezuelo y se fastidia con la nación porque no se le reconoce lo hecho para acomodar las cuentas: ahora se la quiere obligar a contar con 4 mil millones de pesos menos. El frente interno recalentado, por un Cobos que provoca con volver en el 2019.
Es Francia
Por Pablo Salinas.