La mitad de la gente que tiene diabetes no lo sabe: estos son los síntomas
Martes, 14 de noviembre de 2017

La mitad de las personas que tienen diabetes no lo saben. Pero la realidad es que el 9,8% de la población argentina de más de 20 años padece esta enfermedad, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud. Tampoco es conocido que hay varios síntomas para prestar atención. Por eso hoy, en el Día Mundial de la Diabetes, los especialistas insisten en la prevención y el diagnóstico precoz.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar niveles aumentados de azúcar en sangre (glucemia). No se cura, pero con un seguimiento y tratamiento adecuado se pueden prevenir complicaciones y llevar una vida normal.

Cuáles son los síntomas

La diabetes tipo 1, que afecta a uno de cada diez pacientes, ocurre con mayor frecuencia en los niños, adolescentes y adultos jóvenes. Suele presentar síntomas. Por eso, ante uno o más de ellos, se recomienda consultar al médico:

1) Orinar con frecuencia. El cuerpo busca eliminar el exceso de azúcar en sangre mediante los riñones, lo que hace que vayamos al baño más seguido, especialmente por la noche. En los chicos, los padres detectan que en etapas de aprendizaje de control de esfínteres --cuando habían logrado dejar los pañales-- vuelven a orinarse en la cama.

2) Sed constante. Está relacionado con el punto uno: el cuerpo lanza una "alerta de sed" para compensar la pérdida de líquidos por el exceso de orina. Por lo tanto, la persona comienza a tener más ganas de tomar líquidos que lo habitual y se despierta a beber de noche.

3) Visión borrosa o disminuida. La persona puede tener una visión borrosa, ver onduladas o distorsionadas las líneas rectas, ver manchas negras o hallar dificultad para leer o ver con claridad los detalles. Los trastornos de la visión ocasionados por la diabetes son los principales factores de pérdida de visión.

4) Debilitamiento muscular. Cuando falla la insulina, las células no reciben la cantidad de energía necesaria. En consecuencia, el cuerpo se siente cansado y sin fuerzas, sin una justificación aparente.

5) Adormecimiento y hormigueo de las extremidades. Los niveles excesivos de azúcar en sangre pueden producir daños en los nervios periféricos. Esto puede generar dolor o una "pérdida de sensación" en los dedos, las piernas, los pies, las manos y los brazos.

Si estos síntomas pasan inadvertidos, comienzan otros más serios como el adelgazamiento rápido, la deshidratación y el decaimiento. En adelante, el paciente puede sufrir una descompensación diabética, con un cuadro de intolerancia digestiva, vómitos y dolor abdominal severo que puede poner en riesgo su vida.

En cambio, la diabetes tipo 2 -- que es la más común-- suele ser silenciosa y puede pasar desapercibida por años. Por esta razón resulta fundamental hacerse un examen de laboratorio al año para detectarla. También existe una diabetes propia de la mujer, que es la gestacional y se caracteriza por las hiperglucemias durante el embarazo.

Tamaño del texto
Tu comentario: