Fútbol Federal A
La violencia volvió a adueñarse del clásico maipucino
Lunes, 13 de noviembre de 2017

La derrota de Gutiérrez Sport Club a manos del Deportivo Maipú en el clásico desarrollado esta tarde en "la perrera" originó lo que siempre se intuye pero casi nunca se previene respecto a estos tipos de compromisos, que claramente en este fútbol nuestro debe jugarse bajo una custodia estricta en medidas de seguridad. 

Acción violenta de hinchas, reacción y represión de los encargados de poner en orden, lo desordenado.

Aclarando que este cotejo, como todos los que implica participación de los mendocinos entre si, se juega solamente con la parcialidad local. Y en esta ocasión fueron los fanáticos de Gutiérrez quienes tuvieron enfrentamientos con los uniformados de turno.

En el primer tiempo hubo un serio desorden con la hinchada de Gutiérrez por una bomba de estruendos que aparentemente partió del sector "mas duro" de la parcialidad Celeste. Luego de controlarse a medias esta situación por parte del operativo policial, llegó la calma a medias.

En el transcurso del entretiempo los propios seguidores del Perro se tomaron a golpes de puño entre ellos, buscando quizás respuestas a lo que pasaba dentro de la cancha y una vez más la actuación de la policía - unos 30 efectivos abocados al operativo - pudo controlar el hecho.

Pero el final fue lo que se intuía tras una tarde con mucho "movimiento"; la reacción tras la derrota de estos hinchas enfurecidos derivó en una respuesta violenta contra los uniformados, quienes además fueron agredidos desde techos de casas lindantes al estadio, con vecinos furiosos por las balas de gomas y gases lacrimógenos disparadas desde los efectivos policiales.

Estos últimos comenzaron a dispersar a los revoltosos lanzando balas de goma y consiguiendo con ello alejarlos de la zona cercana a la cancha, pero entre tantos proyectiles lanzados sobre los 50 o 60 agitadores de turno, muchos rebotaron sobre personas que poco tenían que ver con la situación.

En definitiva, un capítulo más de otra tarde violenta en un partido de fútbol que se juega en la provincia. Y al final los mismos resultados, que parecen nunca se encausaran con la prevención.

Hinchas "sacados" que empañan un espectáculo deportivo sin importar, el día ni la hora, ni el lugar. Gente violenta que circunda las canchas de Mendoza y que cada vez nos hacen pensar con seriedad en lo poco que vale la pena ir a ver un partido de fútbol donde quien termina ganando es la violencia.


20
Tamaño del texto
Tu comentario: