La marcha de la economía
Argentina, el FMI y hasta dónde hay margen para el "gradualismo"
Jueves, 12 de octubre de 2017El Gobierno argentino estará presente en Washington en la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial.

Por  Esteban Benegas Lynch*

El gobierno argentino buscará conocer de primera mano en Washington, en la Asamblea Anual del FMI y el BM, si los inversores siguen dispuestos a financiar la política de gradualismo que lleva adelante.

La asamblea anual del Fondo Monetario Internacional -que se realizará a partir del viernes en la capital estadounidense, congregará a una gran diversidad de participantes del mundo de la economía y las finanzas que provienen del sector público y del sector privado.

En este foro se debate la agenda económica y financiera de un gran número de países y los asistentes pueden encontrar una buena perspectiva de lo que nos espera en los próximos meses en esta materia.

En lo que respecta a la tercera economía más grande de América Latina, los asistentes estaremos en la búsqueda de respuestas principalmente a las siguientes dos preguntas:

1) Los inversores de deuda de Argentina, seguirán dispuestos a financiar el gradualismo que necesita el país para hacer aceptable en la sociedad la baja del déficit fiscal y retomar una senda del crecimiento sostenido?

2) El contexto global de bajas tasas de interés y lenta mejoría del crecimiento mundial, continuará para que el país pueda aprovechar esta oportunidad histórica?

En ese marco, el gobierno argentino estará representado por un equipo que cuenta con mucha credibilidad y reputación en este foro.

Dicho esto, tendrán que pasar por un duro examen que les plantearan los inversores sobre las perspectivas y numerosos desafíos que se le presentan a la Argentina por delante.

El objetivo más importante que tendrán consistirá en seguir convenciendo a los inversores internacionales que el rendimiento esperado de los bonos es interesante a pesar de que el país mantiene un alto déficit fiscal y un creciente déficit en la cuenta corriente.

Son los que financian el gradualismo hacia una economía que pueda sostener su crecimiento en el tiempo y así pueda cerrar sus desequilibrios.

Hace 18 meses el gobierno logró salir del default y regularizar su situación financiera.

La emisión de un bono a 10 años en dólares era recibida con un rendimiento de 7,25% anual, cuando un año atrás se encontraba por encima del 8,5% anual.

Hoy nos encontramos en 5,70% anual, uno de los niveles más bajos de nuestra historia, pero el camino a recorrer es largo si tenemos en cuenta las tasas de interés a las cuales pueden financiarse nuestros vecinos.

La primera referencia sería Brasil, con bonos al 4,70% anual y luego Paraguay y Bolivia cercanos al 4% anual. Esto es posible pero hay que tener en cuenta que Argentina tiene que buscar compradores de bonos por US$ 45.000 millones en el 2018 entre amortizaciones de títulos públicos emitidos anteriormente y necesidades a cubrir debido al todavía enorme déficit fiscal.

Este alto nivel de emisión nos ubicará nuevamente al tope de la tabla de emisores de deuda de la región, lo que hace que el trabajo del equipo del Ministerio de Finanzas sea de un esfuerzo similar al que tuvo Lionel Messi en el partido contra Ecuador y no deje margen para atrasarse en el plan financiero.

Está claro que debería ser algo momentáneo y se irá reduciendo en la medida que baje el déficit fiscal y siga creciendo la economía.

Hay que destacar que la posibilidad de financiarnos nos ayuda a achicar el tamaño relativo del gasto público en la economía sin un gran ajuste y crisis como ha pasado en nuestra historia, generando altos niveles de pobreza.

El hecho de recuperar el mercado de capitales nos está permitiendo entre muchas cosas:

- Bajar la inflación al no tener que depender de la emisión monetaria para financiar el déficit fiscal. La estabilidad monetaria es una condición fundamental para el desarrollo del país y disminución de la pobreza.

- El desarrollo de proyectos de inversión que sin posibilidad de financiamiento o a tasas de interés más altas no se podrían hacer. Esto lo vemos en todos los sectores de la economía en donde se puede materializar el espíritu emprendedor de la sociedad.

- Créditos Hipotecarios para que cientos de miles de personas puedan tener su casa propia y potenciar la construcción de nuevas viviendas.

- Obra Pública que mejora la calidad de vida de la población como también costos de logística de la producción y servicios.

- Poder sostener el consumo interno con más créditos personales a tasas bajas y plazos más largos.

Por otro lado también los inversores estarán buscando ver la factibilidad de que el gobierno cumpla con sus proyecciones de baja de déficit fiscal y crecimiento.

Para ello querrán ver si la agenda de reformas estructurales a la economía va a continuar después del impasse electoral el 22 de octubre. Los interrogantes vendrán por el lado de la reforma tributaria, reformas en los convenios laborales, reforma previsional y mayor apertura de la economía, entre otros.

En lo que respecta a la segunda pregunta vemos hoy que el contexto global es muy favorable y favorece al gradualismo para cerrar los desequilibrios por lo que la respuesta de los inversores puede seguir siendo positiva para el país.

(*) Es socio de Delphos Investment.

¿Hay mucho más margen para el gradualismo?
3
Tamaño del texto
Tu comentario:
Más de Economía
¿Es hora de renovar la Unión Europea?
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) abordarán este jueves y viernes el futuro de la UE.
Las tasas de interés bajan, pero cuidado con la dispersión
El interés que vienen pagando las empresas de Mendoza para financiarse bajaron y se abarata el crédito.
Mejora el ánimo y sube el consumo de carne vacuna
Aumentó el consumo per cápita, la faena, producción y las exportaciones en los nueve primeros meses del año.