ENTREVISTAS
Ana Lía Fernández: La mujer en la era del "cuerpo fitness"
Miércoles, 4 de octubre de 2017Es Profesora de Danzas y de Educación Física. Derribó prejuicios al dedicarse a la sobrecarga y aquí cuenta que hoy no hay excusas para cuidar el cuerpo.
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

Llega la primavera y los gimnasios se llenan. Las temperaturas cálidas hacen pensar en el verano y las ganas de verse bien impulsan una voluntad que durante el resto del año flaqueó. No hay solucionas mágicas si no se incorpora la actividad física como un hábito, pero "no hace falta estar entrenado para empezar, pero si empezar para estar entrenado", como dice el lema que guía cada día a Ana Lía Fernández.

Ana Lía es Profesora de Educación Física y hace mucho tiempo que se dedica a que hombres y mujeres por igual incorporen en sus rutinas cotidianas el ejercicio corporal. No sólo por estética, sino principalmente para mejorar su calidad de vida.

Foto: Axel Lloret. 

Nació en San Rafael donde abrazó de niña su pasión por el baile, para luego formarse como Profesora de Danzas Clásicas, Moderna y Contemporánea. "Esa era mi pasión", confiesa. El gimnasio que tenía su hermano y su cuñada, en el que se pasaba todo el día, la decidió más tarde estudiar el Profesorado de Educación Física. "Me vine a Mendoza e hice un poco de todo", cuenta.

"Jugué al jockey, jugué al voley y me metí a todo lo que es aeróbica, yo participando en grupos de competencia. Fue así que empecé a meterme al fitness y el sueño de mi vida cambió, de tener una academia de danza a tener un gimnasio".

Su carrera, y las limitaciones para la danza que le dejó un accidente que sufrió, la llevaron a dedicarse después a la parte de sobrecarga, al entrenamiento localizado y funcional. Desde hace años es el alma máter de un gimnasio ubicado en la calle Mármol de Godoy Cruz (Body Line) donde en un primer momento tuvo que ganarse la confianza de un ámbito exclusivamente masculino. Ella se abrió camino, fue derribando prejuicios y hoy son muchas los varones que reconocen su profesionalismo. Al mismo tiempo, ella se convirtió en un puente para que las mujeres se animaran a poblar el lugar. 

En esta entrevista con SOY MÁS, Ana Lía Fernández nos introduce en el universo de la actividad física. Habla de las tendencias actuales, de la amplia y divertida oferta de propuestas que existen para mover el cuerpo, y con resultados probados. También cuenta de la creciente cantidad de mujeres y de gente mayor que entendió que ejercitarse es apostar a una mejor calidad de vida. Y de cómo esta profesión le ha dado todo desde lo humano. De cómo a sus 40 años tiene: "el corazón llenito".

-¿Cómo es la inserción de la mujer dentro del mundo de la actividad física?

-Yo creo que cada vez hay más mujeres y se ha concientizado más. También hay más variedad de clases y de opciones. En la parte de sobrecarga, de pesas hay pocas, por el tipo de actividad, porque les cuesta mantener la continuidad, pero en el gimnasio en sí hay muchas mujeres, porque hay muchas actividades para la mujer. Zumba, entrenamiento funcional, muchas actividades que son mixtas, hay mucha variedad. Hoy la que no hace gimnasia es porque por ahí no se da el tiempo o no quiere, porque hay para todos los gustos.

Hacé click AQUÍ y podrás disfrutar de todo el Suple Mujer de Sitio Andino - SOY MÁS -.

-¿Hay mujeres haciendo sobrecarga?

-Yo creo que ahora se han marcado dos tendencias: tenés la que le gusta y lo hace más por estética, buscando un cuerpo fitness, que ahora está como de moda.

-¿Qué es el cuerpo fitness?

-Sería un cuerpo de mujer definido. No es la físicoculturista, mantenés la línea femenina, pero todo marcado, definido. Hoy hay muchas chicas que quieren eso, en el gimnasio en el que trabajo tengo varias y que entrenan con peso. Había mucho mito con el peso, de no poner peso porque se ponía grandota, hoy se sabe que no es así. Y por otro lado tenés la mujer que sólo quiere hacer actividad física para mejorar la calidad de vida, para sentirse bien. Entonces opta por las otras opciones. La parte de sobrecarga son menos, por lo menos en mi experiencia.

-¿Cómo toma el hombre que la profesora sea mujer con esta actividad de sobrepeso?, ¿hay algún tipo de prejuicio?

-Y si..., al principio me costó bastante. El gimnasio de sobrecarga era para los 'fierreros', para los musculosos y de repente que viniera una mujer como que no daba. Tuvimos que demostrar primero que sabíamos para ser aceptadas y ya hoy ya no tengo ningún inconveniente. Ya hice mi camino, pero al principio tuve que demostrar. Cuesta un poco ser profesora mujer, como que confían más en los varones, pero hasta que te hacés conocer o te ven entrenando a vos y dicen 'sabe, entrena bien'. La mujer tuvo que demostrar, pero como te digo, mucha gente hoy lo hace por calidad de vida, por sentirse bien, en ese sentido te aceptan más ¿Quién tenía más prejuicio? El que quería estar grandote y que tomaba como referente al 'súper profesor grandote'.

-¿Esto te pasó en toda tu carrera o en este caso en particular?

-No. Me pasó en el gimnasio en el que trabajo que antes era solamente de hombres, entonces yo introduje lo que era fitness y la mujer dentro de la parte de sobrecarga. Fue un cambio que costó un poquito, pero hoy al contrario, me siento totalmente integrada. Preguntan, consultan.

-¿Por qué hay tendencias o modas dentro de la actividad física?

-Hoy más que nuca hay variedad, igual hay modas. Hace poco fue Pilates, todo el mundo hacía Pilates. Yo creo que es una cuestión de que va evolucionando la actividad y van apareciendo cosas nuevas. Por ejemplo, antes se decía que para bajar de peso tenías que hacer una hora de bicicleta o existían solamente las clases aeróbica de una hora. Una hora de bicicleta, una hora de aeróbica, una hora de step. Que si necesitabas bajar de peso tenías que hacer ese tipo de clase. Hoy se sabe que no, que hay entrenamientos cortos, de alta intensidad que te ayudan a bajar de peso porque tiene un alto gasto calórico. En 20 minutos quizás hiciste un buen entrenamiento que te sirvió y no hace falta estar una hora en la caminadora. También pasa que no todas las actividades son para todo el mundo.

Foto: Axel Lloret. 

-¿Actualmente qué es tendencia?

-Hoy está a full el CrossFit y entrenamiento funcional, por ejemplo. Aunque las otras no pierden vigencia. Pilates sigue en pie, Spinning sigue en pie. Son actividades que han gustado mucho y que se han notado los resultados y que son entretenidas, por esos se han mantenido en el tiempo. Pero CrossFit, Entrenamiento Funcional y Zumba es lo que más se elige.

-¿Y de qué se trata cada una de esas actividades que son tendencia?

-Zumba está a full, a todo el mundo le gusta. Es baile. Son temas musicales actuales de pop coreografiados. Son coreografías simples que las puedes seguir cualquiera, desde una nena de 10 años hasta una mujer grande, entonces resulta muy entretenido. Se interpreta el tema musical. Hoy se usa que le pongan luces a los salones, entonces todo eso motiva mucho más, y lo bueno es que lo puede hacer cualquiera.

Lo que es funcional se trabaja con el propio peso corporal. Se trata de no usar cargas extras, se usa mucho el elástico, se hacen las llamadas "planchas", todo lo que sea con tu propio peso. A mí en particular me gusta mucho, es muy completo y se adapta a la capacidad de cada persona. Si no lo podés hacer, no lo vas a hacer.

CrossFit es un poco más intenso. Tiene una técnica más específica. Es más duro, más exigido, pero como todo, depende del profesor que lo de. También lo pueden hacer todas las personas porque tenés ejercicios de menor intensidad, de más intensidad. En mi opinión personal, el CrossFit va más para la persona que le gusta entrenar, que viene de algún deporte. Por el tipo de movimientos, son movimientos más técnicos, se trabaja con peso, con buena carga. Los resultados de todas las actividades son buenos, para mí. Depende del gusto y de la capacidad de cada persona.

-¿Hay más gente de cualquier edad haciendo actividad física, no solamente los jóvenes?

-Sí. Yo creo que la gente grande se anima más. Sobre todo las mujeres. La mujer entendió que tiene que hacer actividad física no solamente para verse bonita sino por salud. Previene enfermedades, previene lesiones. Tiene muchos beneficios hacer actividad física. Hoy los médicos te recomiendan hacer actividad física, aunque sea una caminata de 30 minutos.

Foto: Axel Lloret. 

-¿Como profesora hay que hacer como un acompañamiento especial para que la persona se haga el hábito y no abandone?

-Yo creo que la continuidad de la persona depende muchísimo del profesor a cargo, ¿por qué?, porque si es una persona que hace mucho tiempo que no está en actividad, es decir, que le va a costar coordinar, le va a costar un tiempo conocer los ejercicios, el profesor es fundamental para recomendarle una actividad que sea acorde a su capacidad y acompañarlo, tener paciencia. Sobre todo en la gente mayor hay que tener paciencia, dedicarle tiempo, explicar los ejercicios, estar pendientes, no dejarlos solos. En sobrecarga pasa que a veces se deja a la persona sola pensando que sabe hacerlo y hay que acompañar.

-Cuando llega septiembre los gimnasios se llenan, ¿no?

-Sí, es nuestra época (se sonríe).

-Bueno, una persona que hace mucho que no hace gimnasia y empieza en esta época pensando en el verano, ¿llega en las condiciones que espera?

-Y la verdad, que siendo sincera, no. Esto es un trabajo continuo, es hacerse el hábito. Cuando te dicen ?en un mes tengo un casamiento y tengo que bajar tanta cantidad de kilos', bueno, milagros no hace tampoco el gimnasio. Lo idea es buscar una actividad que te gusta e intentar mantenerla en el tiempo. Ese es el ideal. ¿Sí mejoran? Si claro, entre no hacer nada a hacer algo dos, tres meses algo va a cambiar, pero no va a ser el objetivo que ellas o ellos tienen. Yo creo que también va porque en el verano uno descubre más el cuerpo y se empieza a dar cuenta de que quiere estar mejor.

-¿Qué es lo que les interesa trabajar más a las mujeres y qué a los hombres?

Las mujeres somos piernas, glúteos y abdominales y cuesta un montón hacerlas trabajar el tren superior. Y los hombres es todo abdominales, espalda, hombros, y piernas son pocos lo que se animan. Nosotros ahora en el gimnasio pusimos un incentivo para que los hombres trabajaran piernas y de hecho ahora los profesores hacen glúteos -que antes no pasaba- y se empiezan a animar, porque lo ven como un referente dentro del lugar. Antes jamás un hombre te iba a pedir hacer glúteos y hoy sí. Ahora los hombres también están entrenando mucho más piernas.

Lo que pasa es que se empieza a entender que el cuerpo es una integridad. De a poco el profesor tiene que ir metiendo el mensaje que es bueno trabajar todo.

-¿Cómo se combina la actividad física con la alimentación?

-Van totalmente de la mano. Tanto como para rendir en el gimnasio como para obtener resultados estéticos. Hay que comer saludable. Frutas, verduras, carne. ¿Qué es lo que hay que evitar? Las gaseosas, las harinas. Hay que comer de todo, pero en la medida justa. Ahora también hay muchas tendencias en la alimentación, como los veganos. Yo creo que hay que comer de todo, equilibrado y trata de evitar lo que son los fritos, la comida chatarra, los panificados, que es lo que no tiene vitaminas, que no nos sirve en realidad para el deporte.

-¿Qué le ha dado a tu vida, en lo personal, esta profesión?

La profe, Ana Lía, en el festejo sorpresa por el Día del Profesor, que le organizaron sus alumnas del gimnasio BodyLine. /Foto: gentileza. 

-Es una profesión que no me arrepiento de haberla elegido. A nivel humano me ha dado todo lo que no me dio a nivel económico. Yo siempre digo que tengo el corazón 'llenito'. Tengo gente en el gimnasio que hace tiempo que no va y que me ve por la calle y me saluda, con algunos somos amigos. Para el día del profesor mis alumnas me hicieron una sorpresa. Estaba dando la clase (esto que te voy a contar no tiene precio), estábamos a full entrenando, éramos como 20, estaba lleno el salón. De repente se paró una, se pararon todas y se fueron. Yo me quedé totalmente desconcertada porque no entendía que pasó. El tema es que en el bufet habían colgado carteles con globos, habían llevado para comer, para brindar, un regalito, una cartita. Son detalles que para mí no tienen precio. Lo que más tengo para resaltar es la parte humana. Yo voy al gimnasio y lo afectivo es lo que más me ha llenado.

-¿Qué consejo le darías a alguien que hace mucho que no hace actividad física?

A ver si recuerdo una frase... Decía: "No hace falta estar entrenado para empezar, pero si empezar para estar entrenado". Hay que empezar y hay diez mil actividades para hacer. Salí y caminá 10 minutos, después 15, después 20. Hay muchas opciones, están los Mini Tramp (o trampolín cama), los Kangoo Jump que es para saltar y es mi divertido. Tenes Box, tenés bici. Hay mucha actividad y hay para todos los gustos.

3
Tamaño del texto
Tu comentario: