¡Light! Cómo preparar deliciosas hamburguesas de calabaza y chía
Jueves, 14 de septiembre de 2017Llega el verano y todas queremos estar preparadas para el sol y la pileta. ¡Te ayudamos con eso!

La palabra chía proviene del maya y significa fuerza. De hecho, su uso se remonta a 3.500 años antes de Cristo en América Central. Los guerreros mayas y aztecas usaban las semillas como medio de supervivencia e incluso los mensajeros y guerreros de estas tribus las llevaban en una bolsa en sus travesías para aguantar las largas caminatas. También lo utilizaban de forma medicinal, pues aliviaba el dolor en las articulaciones y calmaba la piel irritada.

La chía es una semilla comestible de la planta Salvia hispánica. Su sabor es agradable y suave, facilitando así su incorporación en múltiples recetas de cocina.

Existen infinidad de razones por las que incluir la chía en nuestra dieta diaria. Este ‘súper alimento' nos aporta gran cantidad de beneficios para nuestro organismo, ya que es una excelente fuente de fibra y de antioxidantes.

Cada 100 gramos de semillas de chía contienen:

-20,7 g de proteínas.

-32,8 g de aceite de los cuales el 64% son ácidos grasos omega 3.

-41.2g de fibra.

-714mg de calcio.

-16.4mg de hierro.

-613mg de niacina (B3).

-0.18mg de tiamina (B1).

-0.04mg de riboflavina (B2).

Contienen, además, el doble de potasio que la banana  y seis veces más calcio que la leche. Esta potente fuente de energía también aporta propiedades depurativas al organismo y un efecto saciante. Por eso, muchas dietas de adelgazamiento lo incluyen. También previene la oxidación celular, aumenta nuestra masa muscular y calma el dolor articular, entre otros muchos beneficios.

Receta 

-1 calabacín grande.

-2 zanahorias.

-Harina de trigo o arroz.

-Media cebolla.

-Una cucharada de semillas de chía.

-Una cucharada de semillas de lino.

-Una cucharada de semillas de sésamo.

-Sal.

-Pimienta.

Elaboración de las hamburguesas

Pon una cacerola a calentar e introduce el calabacín pelado hasta que se cueza y mientras tanto, ralla las dos zanahorias y reserva. Cuando enfríe el calabacín aplástalo con un tenedor hasta convertirlo en un puré espeso y añade la zanahoria rallada.

A continuación pica la cebolla y agrégala a la mezcla e incorpora las semillas de lino, sésamo y chía, y la sal y la pimienta.

Haz unas bolas con la mezcla resultante y enharínalas para luego aplastarlas ligeramente y darles forma de hamburguesa, que tendrás que hornear a 180° durante unos 35 minutos o hasta que se doren.

Otra versión no apta para veganos es incorporar a la mezcla un huevo crudo y un trozo de queso mozzarella. En este caso deberás freír las hamburguesas en la sartén en vez de hornearlas.

Para servir acompaña con pan de hamburguesa con semillas de sésamo, tomate, lechuga y una mayonesa casera. ¡Para chuparse los dedos!

1
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario