Vitivinicultura
Premium Tasting: éxito en convocatoria y tres señales para el mercado
Lunes, 14 de agosto de 2017La 7º edición en Mendoza fue la más grande hasta ahora realizada. Nuevas tendencias.
Por: Federico Manrique fmanrique@sitioandino.com.ar

La 7º edición en Mendoza del Premium Tasting fue un éxito. Fue la más grande y relevante feria en su tipo hasta ahora realizada. Convocó a 500 participantes, desde enólogos encumbrados a jóvenes promesas; de amantes del vino y sommeliers a prensa especializada, críticos y turistas nacionales e internacionales que se hicieron presentes para conocer y degustar los vinos argentinos mejor puntuados por la crítica internacional.

Desde su organizador, Nicolás Alemán, hasta los miembros este año del panel de conductores de la cata a ciegas que propone el evento, el crítico internacional de vinos Tim Atkin y las sommeliers argentinas Paz Levinson y Flavia Rizzuto, todos resaltaron el éxito en la convocatoria, la evolución de los vinos argentinos que se aprecia año a año en cada edición y la diversidad que hoy ofrece la industria.

Conductores de lujo: desde la izquierda Paz Levinson, Tim Atkin y Flavia Rizzuto.

En total asistieron 500 personas que degustaron cada una los 36 vinos que componían el panel completo este año del Premium Tasting, lo que representó abrir más de 1.000 botellas de vinos súper Premium y utilizar más de 3.000 copas. Todo asistido por alumnos y egresados de la Escuela Argentina de Sommeliers.

El Premium Tasting como evento no deja de sorprender. Y si bien es difícil por la características propias del evento (los vinos que se degustan en su mayoría son de partidas muy limitadas) que crezca en cantidad de asistentes (no más de 500) el evento en sí no conoce de fronteras y ya tiene confirmadas fechas no sólo en Mendoza, también en Buenos Aires, Chile y lo nuevo será Perú.

Pero a nivel industria, qué dejó de relevador este año el Premium Tasting 2017 en Mendoza. Estas son las tres señales para destacar:

1-Diversidad como identidad. Lo primero que surgió este año de la cata a ciegas de los 36 vinos que se presentaron es la diversidad creciente de estilos, zonas y varietales. Grandes vinos y alta calidad es el denominador común, pero proliferan para bien grandes exponentes desde un single vineyard hasta blends; de tintos clásicos a nuevos blancos de alta gama; de Mendoza a Salta y sin dejar de lado a la Patagonia, de un Malbec a un Cabernet Franc, pero también se destacaron grandes exponentes de blends con un Merlot como protagonista y hasta con Bonarda. Lo mismo pasa con la participación creciente de grandes blancos, desde el reconocido Lágrima Canela de Bodega Bressia hasta la innovación pura de Altar Uco. Lo mismo pasa con los estilos, Argentina consolida su oferta de vinos innovando en nuevos estilos, tanto respetando tradiciones de vinos elegantes y con madera a nuevos exponentes de vinos 100% concreto.

2-Zona consagrada. Del Premium Tasting 2017 se puede decir que hay una zona que toma protagonismo por sobre el resto. A juzgar por los 36 vinos degustados, Gualtallary en Valle de Uco, Mendoza, se erige como el terroir más destacado. Mucho tiene que ver todo lo que están haciendo dos familias con peso propio dentro de la industria del vino argentina: los Riccitelli y los Michelini. Entre los 36 vinos protagonistas en la séptima edición, Gualtallary fue la zona más presente y con mayor cantidad de vinos mejor puntuados.

Los hermanos Michelini junto con Sebastián Zuccardi y en el fondo Juan Facundo Suarez de Finca Suarez.

3-No solo Malbec. A juzgar por lo que se vio en el Premium Tasting 2017 en Mendoza, nadie puede decir que Argentina tiene solo Malbec para ofrecer. Incluso si este Malbec, como cepa insignia, se cultiva y se producen vinos con uvas de Salta o Rio Negro. 

Crecen a pasos agigantados la calidad y el reconocimiento de los grandes Cabernet Franc, y eso se vio en la respuesta del público y en la valoración de los críticos cuando lo degustaron a ciegas. 

Alejandro Vigil volvió a sorprender con su Gran Enemigo Cabernet Franc.

Pero también están dando pelea los nuevos grandes blancos, desde un Chardonnay de Altamira elaborado por Finca Suarez a grandes blancos de corte como los de Walter Bressia y Susana Balbo. Y hay sorpresas, como el blend de la bodega Piedra Negra elaborado a base de Tocai Friulano y Viognier y el Altar Uco blend de Juan Pablo Michelini elaborado con uvas Chenin. La diversidad y toma de riesgos en la industria están siendo gratamente recompensados.

En Twitter @Fede_Manrique
¿El vino argentino está creciendo en calidad y diversidad?
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario: