La marcha de la economía
Bajar el déficit fiscal es "la madre de todas las batallas" para el Gobierno
Miércoles, 21 de junio de 2017El déficit primario creció desde 5,3% del Producto Bruto Nacional (PBI) en 2016 al 5,9% en los últimos 12 meses.

La reducción del déficit público es uno de los principales desafíos del Gobierno nacional, ya que si se descuenta el efecto del "blanqueo fiscal" se observa que el déficit primario creció desde 5,3% del Producto Bruto Nacional (PBI) en 2016 al 5,9% en los últimos 12 meses, dijo un informe de la consultora financiera Puente.

En este sentido, el trabajo indica que se mantendrán "las dificultades para cumplir con la meta de déficit primario en el cuarto trimestre del 2017, ya que para hacerlo se requeriría un recorte del gasto del 20% en términos reales".

En este aspecto, prevé un incremento del endeudamiento de 0,4 puntos porcentuales del PBI, para poder cumplir con la meta de déficit primario del año de 4,2% del PBI, "especialmente teniendo en cuenta el gasto público relacionado al ciclo electoral de octubre", explicó Puente.

Respecto a la inflación, la consultora precisó que pese a que en mayo se registró una desaceleración en el índice de precios al consumidor (IPC), al pasar de 2,6% en 2016 a 1,3% este año, la inflación núcleo se ubicó en 1,6% media mensual, guarismo superior al objetivo del Banco Central de la República Argentina (BCRA).
"Ante este resultado, esperamos que el BCRA mantenga la tasa de interés de referencia sin cambios en el corto plazo, hasta que se confirme la senda decreciente del IPC", remarcó el informe.

Dado que Argentina colocó en Brasil un promedio de 19,1% sobre el total de bienes exportados entre 2012 y 2016, los vaivenes de la economía brasileña impactarán directamente en el desempeño comercial, económico y cambiario del país.

"Pese a que el consenso de los analistas apunta a que las reformas en Brasil se llevarán a cabo eventualmente a pesar de la crisis, es importante tener en cuenta los riesgos de que la incertidumbre política continúe afectando el proceso de recuperación económica en el país vecino y en Argentina", enfatizó la consultora financiera.

Esto significa que una mayor depreciación del real por efecto del agravamiento de la situación política, pondría al BCRA en medio de una inconsistencia de objetivos tales como mantener el sesgo contractivo de política monetaria para cumplir con la meta de inflación.

Esto agravaría el problema de sobrevaluación del peso y pondría en riesgo el ritmo de recuperación de la economía. 

Por otro lado, una respuesta al shock de Brasil con una política monetaria "menos dura" permitiría que el tipo de cambio amortigüe el impacto sobre la economía, pero implicaría renunciar al objetivo de inflación por el efecto de un peso más depreciado en los niveles de precios. Fuente: Télam


5
Tamaño del texto
Tu comentario: