opinión
Ausencias que definen
Domingo, 14 de mayo de 2017
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Con cientos de miles de personas una vez más en la calle, con el estigma insalvable de que el fallo de la Corte les llenó el alma (las reacciones pre focus group fueron clarísimas) el Presidente prefirió contarle a los argentinos que en Mendoza tenemos "una antena que dialoga con Marte" (sic) a responder preguntas sobre economía o sobre la Corte o, aún más, anunciar algo para Mendoza.

Con el diario del lunes en la mano no caben dudas que, como dijimos en Radio Andina antes de que llegara el Presidente a estas tierras, el único objetivo del periplo mendocino, era no estar en Buenos Aires.

Una seudo conferencia de prensa, una puesta en escena para los videos de redes sociales, un elogio al ajuste mendocino, el diálogo con Marte y un chiste sobre la niebla y el vuelo en helicóptero, fue todo.

No hubo una definición, un gesto, un anuncio sobre la producción regional, la falta de competitividad, la crisis de las ventas en la región por el efecto Chile y, obvio, ni hablar de temas un poquito más complicados como Portezuelo de Viento, al cual los gobiernos mendocinos le siguen poniendo todas las fichas y los nacionales prefieren patear.

Por estas horas el Presidente, de viaje por China, trata de recuperar y revitalizar un ramillete de acuerdos y financiamientos de obras cerrados por el gobierno anterior y que el propio Macri se encargó de boicotear prolijamente cuando era opositor (incluso contra la opinión de su propio padre). Un grupo pequeño de empresarios mendocinos, titulares de Cámaras integran la comitiva en busca de buenas noticias comerciales para Mendoza. La posible reactivación de las obras ferroviarias, el sueño de los chinos tomando vino y la posibilidad de que la metalmecánica participe de grandes obras financiadas por el Estado chino, son el norte.

Pero también están los preocupados, el acuerdo por las casas chinas levanta polvareda en empresarios de diversos sectores que están en condiciones de brindar las mismas soluciones, generando y cuidando cientos de puestos de trabajo en PyMEs locales.

En el transcurso de los próximos días el INDEC seguramente confirmará los números que adelantó el centro de estudios de la Unión Industrial Argentina. Ministros y quizás el mismo Presidente podrán hablar otra vez de brotes verdes.

Los industriales afirman haber cerrado el primer trimestre con una caída interanual del 3,1%, pero anotan en marzo una leve recuperación del 0,4% interanual y de un 7,8% contra febrero.

La pequeña suba fue impulsada por una leve recuperación estacional de las exportaciones manufacturadas, y un crecimiento alto del bloque de ítems relacionados con la obra pública. Esto tiene una explicación que ya hemos detallado aquí y venimos advirtiendo desde las últimas columnas del año pasado. En estos meses comienzan las comparaciones con los peores periodos de 2016, donde el gobierno había tomado la decisión política de paralizar la economía, por lo que sería imposible que no aparecieran los supuestos brotes verdes, comparados con el desierto mismo.

Sin embargo, los mismos industriales advierten que las condiciones objetivas de preocupación no han cesado. Las importaciones de bienes de consumo creció un 19,8% en cantidades y los polos industriales que más mano de obra generan siguen en profunda crisis, la metalmecánica perdió 4,9% , textiles 10,2% y la producción automotriz un 13,2%.

El 90% de la actividad de la industria argentina tiene base en el mercado interno, que a su vez representa entre un 75% y 80% del PBI nacional. No hace falta entonces mucho para comprender el porqué de la continuidad en el tiempo de la preocupación de los sectores productivos.

El gobierno suele festejar con fuegos de artificio declamativos los brotecitos verdes de los sectores concentrados primarios y financieros que suelen -o solían- ser sus empleadores antes de la aventura política, pero en el discurso presidencial hay dos palabras que están ausentes desde el primer día de su mandato: industria y pueblo.

Muchas veces las ausencias definen más que las presencias. Los pobres discursos y definiciones presidenciales junto con las medidas que concentran más que repartir el juego en la economía son el ADN real de un gobierno que ya está definido y tiene un objetivo que ya pocos discuten; consolidar nuestra posición como proveedores primarios de un mundo global. Casi el mismo debate que 200 años atrás.

3
Tamaño del texto
Comentarios
Mecenas
14-05-17 18:04
La supremacia de asesores extranjeros como Duran Barba a la cabeza en el Frente Cambiemos, desplazando a asesores politicos formados en nuestros claustros académicos, será tema de debate permanente luego de finalizada la gestión de la alianza gobernante.
Santiago rissone
14-05-17 10:37
Buena nota
Tu comentario:
Más de Opinión
Pacto Fiscal 2017: el recuerdo de los años 90 y los reaseguros que buscó Cornejo
El otro aspecto que fue discutido tuvo que ver con la reforma previsional en estudio. Las provincias dieron su apoyo a la idea de la Presidencia de que los haberes se reajusten cada tres meses siguiendo el curso de la inflación.
El poder y la tentación constante de irse de mambo
Que su gobierno se vaya de mambo animado por las encuestas y el recientemente más que claro e inobjetable triunfo en las urnas.
 Quién pierde, quién paga
¿Cuánto costó la supuesta marcha atrás del Ejecutivo? y ¿Quién la paga?