Balanza inclinada
Domingo 19 de Marzo de 2017Por Marcelo López Álvarez. Otra vez la Alianza PRO-UCR deberá lidiar esta semana con grandes movilizaciones que se transformarán en mítines claramente opositores y reclamantes, para finalizar en el paro general del 6 de abril.
Por: Marcelo López Álvarez - @marcelopez2202

Una vez más, la frialdad de los números terminó de un saque con los brotes verdes. Ahora le tocó a la supuesta mejoría del empleo, que se viene pregonando desde los despachos ministeriales.

Desde este espacio ya hemos explicado sobre el aumento de números de puestos de trabajo que expresan funcionarios y legisladores oficialistas: lo que se vio a principios de este año ha sido un fuerte aumento de monotributistas que se anotaron en la primera categoría o el monotributo social para así poder incorporarse al cobro de la AUH. O sea,laburantes que hacían su changuita, su servicio, su venta en negro y cambiaron su situación ante la AFIP para cobrar unos manguitos más de AUH, todo lo contrario a la generación de trabajo de calidad y más bien una profundización del modelo "los que viven del Estado", denostado por los defensores y votantes de la Alianza PRO-UCR.

Pero no es la única maniobra de contabilidad creativa que el Gobierno generó en los últimos días, ahora también dejó de computar puestos de trabajo para pasar a tomar nota de trabajadores. Qué se logra con eso, que si un laburante tenía dos empleos para llegar a fin de mes con cierta dignidad y perdió uno, no entra en la cuenta de empleos perdidos porque sigue siendo trabajador.

Pero las movidas no alcanzan para ocultar, en los números oficiales del Ministerio de Trabajo de la Nación, la caída sistemática y constante de los puestos de trabajo en blanco aportantes al sistema de la seguridad social, es decir que la desocupación sigue en aumento sostenido. El propio INDEC aclara en su informe de esta semana que la baja en el índice de desocupación está dada no por más empleos, sino por la caída de ciudadanos que buscan trabajo.

El índice de desempleo es un número que tiene una forma de cálculo universal pero compleja y hasta difícil de entender para los legos en la materia. La cantidad de desocupados no se toma sobre los hombres y mujeres en capacidad de trabajar, sino sobre los que, en una encuesta realizada en los 31 principales conglomerados urbanos de la Argentina, aseguran tener trabajo o estar buscándolo, este el universo que conforma el 100% sobre el cual, entonces, el 7,6% anunciadopor le INDEC está sin trabajo. Este dato no se puede comparar interanualmente porque no hay mediciones del primer trimestre de 2016, pero además no significa que hayan aumentado los empleos, porque también disminuyeron las tasas de actividad y empleo. Lo mismo pasa en Mendoza, donde se calcula que unas 5.000 personas bajaron los brazos y dejaron de buscar trabajo en medio de un efecto de desánimo, que profundizan los números reales de la economía y, por sobre todo, feroces caídas permanentes del consumo.

No aparece en el horizonte, por más buena voluntad que se ponga, un solo número estadístico que muestre la famosa recuperación de la economía que pregonan en radio y tv los representantes oficialistas. Por estos días a tales personeros los mandaron a pregonar el libreto del boom de ventas de cero kilómetro. Posiblemente muchos laburantes y lectores atentos de la realidad se preguntarán entonces por qué se suceden despidos y suspensiones en las terminales y autopartistas. La respuesta surge rápidamente cuando se desagregan los números del supuesto boom. La participación de automóviles nacionales en las ventas según las cifras oficiales de ADEFA en el primer bimestre, cayó de 46,2 % en 2015 al 36% en 2016 y al 29,7 % este año.

Al igual que en tantos otros rubros, la irrupción importada por sobre lo nacional, destruye fuentes de trabajo por cientos cada mes, sin signo alguno de recuperación.

La ecuación de dólar planchado por la importante entrada de divisas vía endeudamiento o inversiones financieras (léase timba),más la crisis internacional que provoca que los países centrales salgan a reventar sus producciones por el mundo a través de subsidios, es fatal para la industria nacional.

La peor noticia es que los grandes jugadores, que son los que suelen prever con tiempo los movimientos y sacar ventaja, no ven cambios cercanos. Solo el 9 % de las ventas de dólares supera los 5 millones, o sea que los grandes players tienen claro que aún queda tiempo de dólar planchado y de hacer diferencias con las tasas. Con estas condiciones las economías regionales seguirán un profundo proceso de deterioro,algo de lo que muchos gobiernos provinciales, incluido el de Mendoza, parecen no tomar nota.

Ante todo este panorama, no hay respuestas desde el Gobierno.Solo se acumulan medidas que continúan con la postergación de PYMES, economías regionales y la destrucción-a partir de la fortísima caída del consumo- de las primeras redes de contención que son las changas, el trabajo informal,etcétera. Como si no alcanzara con esto, la acción social es escasa y mal encarada (quizás porque por formación ideológica y pensamiento, no conocen la solidaridad). Mendoza no está exenta: la destrucción de la merienda escolar y el desconocimiento que tienen las cabezas de la Dirección General de Escuelas de lo que pasa en sus establecimientos son suficiente muestra.

Lo único que parece articular la tropa político-mediático-judicial es acusar y responsabilizar al pasado, táctica que esta semana sufrió uno de los más duros golpes que se recuerden. Quizás cebados por la genuflexión de periodistas, políticos y jueces locales creyeron que podrían decir cualquier cosa de un líder extranjero y que pasaría como si nada. El si pasa, pasa, en su máxima expresión.

Otra vez la Alianza PRO-UCR deberá lidiar esta semana con grandes movilizaciones que se transformarán en mítines claramente opositores y reclamantes, para finalizar en el paro general del 6 de abril. No serán meses fáciles desde lo político y lo social, no ayudan ni los números ni los movimientos y decisiones político económicas que toma un gobierno, que no pierde tiempo en volcar la balanza siempre para el mismo lado.

4
Tamaño del texto
Comentarios
mecenas
20-03-17 00:22
La actual gestión del Frente que prometió cambios inexistentes, insiste en la teoría del derrame. Es decir favorecer a los oligopolios para que tengan tantos recursos que caigan así al resto de la sociedad. Nunca sucedió ni va a pasar, de esa manera se coartan todos lo incentivos al mercado interno que se planchó de manera fatal. EL dólar barato sigue siendo una fuente de especuladores de capital, es decir nadie en este contexto de importaciones libres, piensa en invertir en una fabrica o pyme que es la generadora de trabajo real.
Los estudiosos de los sociedades y su compatamiento tendrán bastante material por años para tratar de comprender, que le sucedió a esta sociedad argentina en su voluntad electoral.
Luis Bohm
19-03-17 17:05
Muy clara síntesis y muy buena la nota
Tu comentario:
Más de Opinión
A horas del cierre de listas: el martirio, el infierno y el paraíso
Oficialismo y oposición viven realidades muy distintas. Hoy puede ser un viernes de definiciones. En el gobierno prevén anunciar el tercer candidato de la lista de diputados nacionales. Suena con fuerza el nombre de Federico Zamarbide, un joven de San Rafael, actual funcionario de Turismo provincial. En el peronismo buscan la unidad, pero está lejos. Jorge Tanús y Omar Félix van por todo. El kirchnerismo se ve como el árbitro. Una historia de roscas, rencores y sospechas.
Investigan ruta de dinero de un faltante en el Casino de Mendoza
Se trata de una variante de la pesquisa que hizo el Tribunal de Cuentas de la provincia que el viernes ordenó a ex funcionario devolver 3 millones de pesos. El caso ha llegado a despachos del Ejecutivo nacional. Los cargos son por 6 millones en total.
Cómo y por qué llegan Najul y Petri a la lista de Cornejo
La decisión sobre la elección de sus nombres fue comunicada el lunes a la noche. Cornejo reunió a intendentes y algunos legisladores para anoticiarlos. Fue en una cena en donde el gobernador aprovechó para inaugurar la flamante residencia de gobierno que donó Pescarmona, en La Puntilla. Los comensales debieron pagar el plato.