columna política
Macri, sus errores y los anticuerpos de una nueva sociedad
Viernes 17 de Febrero de 2017El presidente responde preguntas y corrige equívocos o malas decisiones. El oficialismo lo muestra como una virtud y se despega del estilo del gobierno que lo antecedió. El método, a pura prueba y error, es riesgoso. ¿Se trata de una acción deliberada? ¿Ganará o perderá rotundamente? Como sea, el país no es el mismo: aparecen mecanismos de autodefensa que no permitirán que un grupo de poder asalte el Estado y haga con él lo que le venga en gana.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

Si hay un aspecto positivo que trajo consigo la decisión de la mayoría de argentinos, sobre fines del 2015, cuando decidió que el ciclo del kirchnerismo en el poder estaba terminado, ha sido, sin dudas, la puesta en valor y potenciación de mecanismos de defensa, o anticuerpos si se quiere, que cuando se activaron, a lo largo de todo el año pasado y lo que va del 2017, obligaron a corregir decisiones de gobierno claramente perjudiciales.

Pasado en limpio, lo que se ha construido desde diciembre del 2015 en adelante, y que resulta absolutamente positivo, es que ningún cuerpo de élite política, de derecha, de izquierda, liberal o populista, podría tomar por asalto el Estado en sus manos para hacer de él lo que se le ocurriese.

En lo que va del año, el presidente Mauricio Macri debió corregir varios errores cometidos por su equipo de gobierno; decisiones que, quedó demostrado por la reacción clara en su contra que obtuvieron, no fueron toleradas por el colectivo social. Las elecciones de octubre, las de medio término y que se convertirán en un extraordinario examen sobre lo que viene haciendo la administración nacional, serán el único test real y concreto sobre la aceptación o no, en general, de todo lo que nos demuestra la gestión. Ese acontecimiento conformará una historia en sí misma en medio de tanto revuelo causado por el gobierno y su particular estilo de administrar y su resultado disparará, seguramente, el nuevo escenario de cara a lo que se pondrá en juego en el 2019. Y la suerte del actual equipo de gobierno será un problema propio y de su capacidad para interpretar el resultado de sus políticas en el pueblo.

El punto a develar hoy es poder intuir el nivel de tolerancia a la prueba y el error que ha propuesto la misma administración. En cualquier lugar del mundo un presidente sometido a una sucesión de errores de la magnitud de los que acontecen en nuestro país, se habría desecho de buena parte del gabinete. Macri ayer volvió a ratificar a sus ministros, con lo que se está ante un fenómeno que, de tan raro y extraño, no se termina de comprender del todo. Y si por caso, los argentinos en realidad no estamos ante una estrategia de gobierno novedosa, pues se puede concluir que quien está apostando a la prueba y error permanente es el mismo presidente.

Visto con una lógica tradicional de la política, quién, en el lugar del actual jefe de Estado, puede soportar tantos yerros escandalosos que si bien no se terminan de consumar, se corrigen o son vueltos a foja cero -como se anunció con el caso del Correo-, minan la confianza sobre la propia administración, o al menos eso se cree.

Asumiendo el análisis desde la lógica tradicional, es evidente que Macri se ha sometido a pagar costos innecesarios que se le están cobrando con solo advertir la percepción de la calle. Allí se enumeran, la polémica inútil sobre el feriado del 24 de marzo que no debió modificar máxime cuando este año, el venidero 2018 y el 2019 (su último año de gestión) cae en viernes, sábado y domingo respectivamente; la intención de legislar por decreto asuntos con estado parlamentario, como la modificación al sistema de las ART que terminó de aprobar Diputados esta semana; el escándalo que activó su propia orden para resolver la deuda del Correo con el Estado, concesión que controló su padre desde fines de los 90 hasta que Néstor Kirchner se la quitara en el 2003, y la más reciente de corregir los supuestos desajustes de una ley por medio de otro decreto, como ocurrió con las liquidaciones a la baja de los haberes de los jubilados que ayer quedó anulada por orden del propio Macri.

Tantas torpezas resultan inconcebibles. Pero quién puede hoy asegurar de que no se trate en verdad de una estrategia deliberada, riesgosa y peligrosa por supuesto, de que se está ante un gobierno con capacidad de escuchar y de corregir como otra de las diferencias sustanciales y medulares de la administración que lo antecedió. Demasiado retorcido. Pero cuando la estrategia de movimientos se deja en manos de un consultor del estilo y de lo que es capaz de hacer Duran Barba, es posible.

Como sea, mientras ayer el presidente dio marcha atrás con el acuerdo alcanzado con el Correo de su padre y anuló el cálculo a la baja de las liquidaciones de haberes jubilatorios, incurrió en otras imprecisiones llamativas. Por ejemplo, cuando dijo que le pedirá a la Cámara Comercial que revise el arreglo por la deuda del Correo, ese cuerpo de magistrados no podría hacerlo porque su facultad es la de homologar o no lo hecho por el Ejecutivo y en segundo lugar cuando dijo que la AGN auditará el acuerdo, cuando ese cuerpo, que depende del Congreso, recién se reunirá la semana que viene para admitir o no el pedido del Ejecutivo.

37
Tamaño del texto
Comentarios
Fabricio
20-02-17 10:42
De verdad creen que son errores? Es lo q vienen a hacer, toman las medidas y si nadie se queja las dejan. Cdo es muy bizarro mediáticamente, se retractan, piden disculpas y buscan la manera suave d implementar lo quieren
micky
17-02-17 10:20
"/..../, lo que se ha construido desde diciembre del 2015 en adelante, y que resulta absolutamente positivo, es que ningún cuerpo de élite política, de derecha, de izquierda, liberal o populista, podría tomar por asalto el Estado en sus manos para hacer de él lo que se le ocurriese./..../".. fíjese que para mí es exactamente al revés: demasiado pasiva se ha mostrado la gente ante una entrega tan evidente al capitalismo y las grandes corporaciones...De entradita, cuando se le quitaron los impuestos a sojeros, mineras, etc a cambio de quitar los subsidios y disparar los precios de los servicios,... ya se veía a cuáles intereses iba a defender este gobierno y sin embargo: nada. Mínima reacción ante una diaria quita de derechos.
Roberto
17-02-17 08:33
Desgraciadamente este comportamiento errático lo sufrimos los ciudadanos y no tenemos cómo defendernos de él. En qué manos estamos!.
Tu comentario:
Más de Opinión
Desafío oficial: para mejorar en octubre es necesario salir de la zona de confort
El gobierno ha evaluado en estos días cómo le respondió el electorado a su propuesta de plebiscitar la gestión. Creía que le podía ir mejor. Hubo apoyo, pero con límites y nuevas demandas: cómo crecer y crear más riqueza por afuera de la actual matriz. Aunque eso coloque a la administración en un territorio sometido a riesgos.
El sí y el no que dejaron las PASO para el gobierno
El oficialismo sacó provecho de la victoria y la interpretó a su manera. Los detalles que no se pueden dejar de ver.
Un cambio de rumbo que se consolida, pero a paso muy lento
El cambio es lento, pero mucho más rápido en el interior. El interior, parece una ironía, es quien está sosteniendo el nuevo paradigma que propuso Macri y los suyos a partir de diciembre del 2015.