JUICIO CONTRA EL ARZOBISPADO
Un ex cura complicó la situación del presunto sacerdote violador y del Arzobispado
Martes, 3 de enero de 2012Es el último testigo en la causa. Este hombre conocía al supuesto abusador y dijo que la institución eclesiástica estaba al tanto de un abuso sexual cometido en ese tiempo.

Finalmente declaró el último testigo en el juicio por daños y prejuicios que enfrenta el Arzobispado de la provincia por ocultar información a una supuesta víctima de abuso sexual en manos de un sacerdote. El testimonio de un ex cura fue claro y complicó la situación de la institución eclesiástica como también la del mismo religioso acusado de cometer los abusos.

El pasado 30 de diciembre, prestó su testimonio en el debate civil, Andrés Gioeni, un ex sacerdote que dejó su ministerio cuando se declaró homosexual.

Gioeni se ordenó de cura junto con el hombre (al que se lo denominará J. M) acusado de violar a un joven, en ese entonces de 18 años, llamado Iván en una parroquia de San Martín. El caso data desde 1.998 y la historia se extiende hasta el 2.001.

“Al señor Iván si lo conozco, aproximadamente desde el año noventa y nueve, cuando yo trabajaba en la parroquia de San Martín, sólo somos conocidos, lo conocí ahí, de hecho hace como nueve años que ni lo veo”, declaró Gioeni frente al juez Alfredo Dantiacq Sánchez.

El testigo, en sus días de sacerdote, relató que él fue parte del grupo de curas que llegaron a la parroquia Nuestra Señor del Carmen en ese tiempo. “Llegamos juntos a la parroquia con el padre Sergio Martín, el padre Gastón Peroni, y J. M”.

El ex cura en su declaración contó que conocía ciertas actitudes que tenía J. M antes de que este fuera sacerdote, y en sus años como diácono.

“En primer lugar, no es que haya tomado conocimiento de antecedentes (sobre posibles abusos), sino que yo mismo los percibía. Percibía también su modo de actuar, sus conductas psicopáticas, para con chicos jóvenes de las diferentes parroquias en las que él prestaba algún tipo de servicio eclesial, ya que él antes de ser sacerdote, fue diácono, de hecho a la diócesis de Mendoza se presenta como que él fue ordenado diácono en la provincia de San Juan”.

Ante la pregunta sobre si la conducta que observaba de J. M era indigna, el testigo dijo: “Si, cuando me refiero a los abusos, me refiero a la forma de actuar psicopática en la que este señor envolvía a sus interlocutores. Quiero aclarar que no me dedico al vouyerismo, entonces nunca pude presenciar lo que hacía cuando cerraba las puertas con llave. Sí lo que yo veía era impropio de un diácono, en varias oportunidades pude decírselo a las autoridades eclesiásticas encargadas de disponer o no su ordenación sacerdotal”.

En medio de su declaración, Gioeni reveló que hace unos 11 años atrás fue citado por el Arzobispado de Mendoza, por un caso concreto de abuso en una parroquia.

En un libro de su autoría, hace mención a un abuso sexual. Al ser consultado sobre si ese caso era concretamente el de Iván, el ex sacerdote respondió: “Cuando fui citado (por el Arzobispado) juré silencio sobre lo que ahí se dijo y sobre quienes me tomaron declaración”.

Como ya se había publicado en este medio, los alegatos como la sentencia de este juicio se conocerán en el 2012 luego de que finalice la feria judicial.

¿Estás de acuerdo con el tema?
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario