Cuentos de otoño
"Héctor y Andrómaca"
Lunes 4 de Abril de 2016Por María Elida Vila. "La ciudad comenzaba a desperezarse bajo la luz plomiza de otro día más del año 5047...".


HÉCTOR Y ANDRÓMACA

 De María Elida Vila   

La ciudad comenzaba a desperezarse bajo la luz plomiza de otro día más del año 5047.
El sol todavía no asomaba por el lado del mar de aguas oscuras.
Cuando saliera su brillo sería muy escaso pues se extinguiría en unos pocos millones de años.
Héctor nació en este mundo opaco y monocromático pero no le pesaba, porque era el único que conocía.
Se levantó a la misma hora de todos los días, minutos y segundos incluídos, sin disgusto ni alegría. Se vistió con su habitual uniforme de trabajo, tendió la cama y salió.
Casi una máquina, como todos los demás, se trasladaría en la cinta transportadora hasta la fábrica y cumpliría su rutina de monitoreo con la atención al cien por ciento con que lo habían programado. Cuando volviera, al caer la noche, ingeriría en soledad el alimento insípido pero minuciosamente balanceado por la autoridades del Ministerio de la Salud y cerraría sus circuitos para el descanso nocturno.
No era un robot. Aún era un ser humano al que le suprimieron los sentimientos y las emociones que tanto daño hicieron al planeta.
Había muchos Héctor en las superpobladas urbes.
Todos sistematizados y asexuados, procedimiento con el que se logró la anhelada paz. La procreación, a cargo del sistema Estatal, ocurría en asépticos laboratorios, así como la crianza, educación y modificaciones genéticas y numéricas necesarias a las políticas gubernamentales.
Sin embargo, algo sucedió en esas primeras horas.
Una nave, como tantas de las que surcaban el espacio, aterrizó suavemente cerca suyo.
Levantó un fino polvo dorado cuyo color no supo identificar porque carecía de referencias.
Se abrió la escotilla y alguien semejante a él descendió.
Sus ojos fueron heridos y deslumbrados por los destellos del ropaje brillante: rojo, amarillo, verde...
Cuando caminó hacia él, una danza de sensaciones ópticas lo envolvió.
Un ritmo descontrolado de latidos en su pecho lo desconcertó y quedó paralizado de estupor.
La rara criatura se le acercó y le tendió una mano cálida.
Y fue por la intensidad de ese contacto, que Héctor rescató desde lo más profundo de su memoria celular, la olvidada atracción ancestral del hombre prehistórico.
La llamó Andrómaca, sin saber que el amor había regresado para revolucionar a la Tierra una vez más.



¿Estás de acuerdo con el tema?
1
Tamaño del texto
Cultura
"Y hablando de hojas..."
02/04/201614:45 Poesía de Norma Nieto Porta.
Cultura
"Yendo"
31/03/201614:56 Por Juan Pablo Barrera. "Imagino que debes estar volviendo mirando el mismo cielo que anuncia lágrimas...".
Cultura
"Malevo"
27/03/201620:21 Por Lucas Debandi. "Yo de pibe andaba en la calle con el Felipe, pero al poco tiempo él cayó preso. Se sabía que ahí adentro te trataban mal...".
Cultura
Sitio Andino te invita a participar de la convocatoria “Cuentos de Otoño”
Si te gusta escribir podés enviarnos tu relato. El mismo será publicado en una sección especial del diario.
Tu comentario:
Más de Cultura
Falleció el artista Chipo Céspedes
Pintor y escultor, murió este jueves a los 87 años.
El mundo del revés; Casciari por Aued
El defensor de Racing entrevistó al escritor y comunicador en una charla que mezcló el fútbol y la literatura. Imperdible.
La UNCuyo otorgará el título de "Visitante Ilustre" a Félix Díaz
Se lo distinguirá en reconocimiento a su lucha inquebrantable y sostenida en defensa de los Pueblos Indígenas.