Para tener en cuenta
Conocé cómo son las nuevas bodas del siglo XXI
Te contamos qué se come, qué usan los invitados y cómo es hoy una fiesta de casamiento.

Muchas costumbres cambiaron. Te contamos qué se come, qué usan los invitados y cómo es hoy una fiesta de casamiento.

Los millenials son aquellas personas que nacieron entre 1995 y 2000. Son objeto de estudio de las grandes marcas de ropa y electrónica y ahora empiezan a conquistar el mundo de los casamientos.

Claro que las bodas de los millenials no tienen nada que ver con los casamientos de nuestros abuelos. Ellos se casan cada vez más tarde, si es que se casan. A grandes rasgos, la máxima de esta generación es divertirse y disfrutar.

Según recoge Vogue, estas son las cinco nuevas características de las bodas actuales:

1) Las invitaciones ya no son tan formales como antes. Adiós a caligrafías rimbombantes y "señores de" "invitando a". Se usa un lenguaje informal y mucho DIY (hacelo vos mismo) para hacer mucho más cercano el acto de invitar. Algunos hasta mandan las invitaciones por mailo arman un video de YouTube.

2) Esta generación ya no se preocupa por invitar gente por compromiso. ¿Esa tía que nunca ven? ¿Los socios del trabajo de sus padres? Quienes deciden quién está dentro o fuera de la lista de invitados son los novios. Salirse de la ruta establecida de las bodas es otra de las señas de identidad de los millenials que vienen dispuestos a llevarse por delante los tópicos que conformoban una boda. Esto es posible, en parte, porque la mayoría de ellos renuncia a invitar por compromiso. Los amigos del novio y la novia son lo más importante de la fiesta.

No puede faltar la música en vivo.

3) Las novias Millennials ya no quieren ser princesas. Quieren mantenerse fieles a su estilo y antes que un vestido de revista, eligen la comodidad que les permita bailar hasta la madrugada. Vestidos de líneas fluídas, con un punto sexy o bohemio, accesorios con un significado especial o encontrados en un mercadillo en algún viaje exótico y zapatos de cualquier color menos blancos.

4) La etiqueta es que no hay etiqueta. Esto, aplicado al novio, significa que sus posibilidades de salirse de la norma se multiplican. Y también aplica para los invitados. El dress code es personal, ya no se estila definirlo. ¡Que cada cual se ponga lo que quiera!

5) ¿Protocolo? ¿Qué protocolo? Si la generación Millennial tiene algo claro es que hará las cosas a su manera. Desde la disposición de las mesas -si las hay- hasta la salida de la iglesia. Muchos novios - como Solange Knowles y su flamante marido - deciden hacer su entrada en bicicleta. Los perros de la familia no pueden faltar, ellos forman parte del festejo. Cada vez más, los novios deciden disfrutar de una cena íntima, disfrutando de las vistas de una boda-fiesta como la que habían imaginado. Ellos dos en una mesa como anfitriones sin complejos.Sin compromisos. Sin protocolo. O con el protocolo que ellos quieran marcar.

Fuente: Ahguapas

¿Estás de acuerdo con el tema?
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario