Entrevista
Sebastián Garay: "Somos un acorde de todo lo que suena en el universo"
Domingo, 9 de octubre de 2011El músico, cantante y compositor mendocino es parte del movimiento "Trovadores, las voces de Mendoza". Y se presenta esta noche junto a Gustavo Aristirán en la Nave Cultural, para emprender un viaje interior con la música.
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

El canatautor está por concluir sus estudios musicales en la UNCuyo.

Joven trovador que no sabe de fronteras y que concibe la música como un todo universal. Su nombre es Sebastián Garay y entre las calles de arboledas añejas de Bermejo y la influencia de su padre con quien recitaba y cantaba tangos a los 4 años, fue gestando su relación con las melodías y los acordes.

Más tarde llegaría el folklore a su vida, su relación cercana con “La Negra”, su incursión en la composición, su primer disco “Piel y Barro” y el legado del “Nuevo cancionero Cuyano”.

Su voz es calma y tiene un decir pausado que deja traslucir un mundo interior comprometido con el tiempo y el espacio que le toca transitar. Dice que la música lo acompaña hasta el último instante del día porque “siempre tengo una melodía sonando”. Aunque no reniega del folklore, prefiere pensarse sin arraigos regionalistas porque las fronteras “te van secando de a poquito”. Fluir es la clave.

Esta noche se presenta en la Nave Cultural con quien compartirá escenario junto a otro cantautor mendocino, Gustavo Aristairan. Ambos son parte del Movimiento de “Trovadores, las voces de Mendoza” e invitarán al público a emprender un viaje a través de las canciones. Un discurso musical que comenzará a las 20.30 y que revelará el paisaje que cada uno lleva dentro.

- ¿Con qué propuesta se va a encontrar el público esta noche?

- No somos muy partidarios del regionalismo, de ponernos fronteras nosotros mismos con respecto al folklore cuyano, al folklore norteño, más que nada nuestras composiciones hoy por hoy, apuntan a ser más universales. Es a lo que estamos apuntando en este espectáculo, lo que van a escuchar este día son canciones que se mezclan en ritmos latinoamericanos. Hay una canción mía que se llama “Los hermanos del sol” que es un homenaje a los trabajadores golondrinas y habla de la vendimia que no se ve. Se van a encontrar con eso.

Una de las tantas veces que cantó con "La mama"
- ¿Cómo influyó en tu vida la relación cercana que mantuviste con Mercedes Sosa?

- El recuerdo más lindo que tengo desde lo personal de poder compartir con ella su casa, su vida cotidiana su cariño. Una charla en su casa era impagable. Con la mama teníamos una relación muy linda, de amigos, de llamarnos y de preguntar como andábamos de saber qué estábamos haciendo. Cada vez que venía a la provincia me venía a visitar o yo a ella en Buenos Aires. Hicimos muchas cosas juntos

La verdad que el conocerla a ella me marco tanto profesional como personalmente. Una de las cosas que ella me decía y que hago hincapié y es por eso que estoy firme en este Movimiento de los Trovadores es que hay preocuparse por lo que están pensando los contemporáneos, pensar y buscar que se está haciendo ahora. Porque hay muchos pensadores, nuevos poetas, nuevos músicos. Ya sea desde la pintura, la plástica, la fotografía hay que relacionarse con todos ellos y ver que se está que se está gestando en esa atmosfera cultural. Esa es una de las enseñanzas mas lindas que tengo de la mama.

- Estás considerado como uno de los jóvenes cantautores que adhieren al legado del “Nuevo cancionero Cuyano”...

- Hay una especie de manifiesto en los "Trovadores" donde abordamos las temáticas culturales, tratamos de hacer un aporte desde nuestras guitarras, nuestras voces a las distintas situaciones que se gestan en la provincia. Por ejemplo, estuvimos presentes en el repudio a la mega minería, estamos presentes cuando nos necesitan los periodistas, con la ley de música. Estamos apoyando y viendo en ver como se puede mejorar la cosa. Sí, somos seguidores de ese cancionero a apoyamos esas ideas.

- Percibo que no te gustan los encasillamientos al momento de pensar la música

- Sí y es algo que estoy trabajando a nivel personal. Uno cuando se empieza a encasillar o a poner fronteras se va secando un poquito y no es lo que yo quiero. Aparte, indudablemente en la era que estamos viviendo de tanta comunicación, cercenarte y ponerte en un cajoncito no te hace bien ni a vos ni a tus pares, ni a tu caminar por esta tierra. Por eso hay que ir fluyendo y compartiendo que es lo principal. Tanto en las relaciones humanas como en lo artístico.

- ¿Cómo es tu relación con el hecho de componer tus propias canciones?

- Esa relación es muy linda. Hay mucho para interpretar pero hay veces que uno empieza a sentir que uno tiene que decir algo más y va buscando en las discografías y en las letras y no encuentra que es lo que quiere decir. Y ahí surge la necesidad de escribir una canción. Es lo que me paso en “Piel y Barro” y es lo que me está pasando hoy por hoy con las canciones que van a escuchar el domingo. Son canciones que yo quería escuchar y que no las encontraba, son canciones que también son una caricia a mi alma y poder cantarlas me hace muy bien. Esa es mi relación con la música, la guitarra y el porqué escribo.

- ¿Qué te inspira al momento de escribir?

- Generalmente me inspira mucho el paisaje y el hombre. Y después hoy por hoy, que uno está en una etapa de la vida en que empieza a buscarse un universo, en el mundo y en su relación con las demás personas. Escribí una canción que se llama “Eternidad”, que habla de cómo estoy yo hoy parado frente al universo y que voy a dejar cuando me vaya. Hay muchísimas cosas que son disparadores, la mujer es un disparador importante y me hace bien.

Sebastian Garay junto a su compañero musical, Abel Pintos.
- ¿Estás trabajando en un segundo disco?

Sí, estoy componiendo para eso. Y conlleva una experiencia totalmente nueva, porque en el primer disco yo incluí solo cuatro temas míos, los demás eran del cancionero popular. En este segundo disco todas las canciones son mías y va a estar producido artísticamente (que va a ser también como un guía espiritual), Abel Pintos.

Es algo novedoso, con sonidos nuevos. Amo el folklore, amo ser folklorista porque considero que todos somos folkloristas, somos todos rockeros, tenemos algo clásico adentro. Somos un acorde de todo lo que suena en el universo. Considero eso, por eso en este nuevo disco busco comulgar con otros géneros, otros ritmos y tratar de abrir fronteras.

- ¿La música tiene alguna función?

Yo creo que sí. El arte en general, llena espacios entre individuo e individuo y es una forma de conectarnos a través del pensamiento, de las miradas, de los sentidos. Y que la otra persona puede tener una interpretación totalmente diferente, pero nos conecta esa obra. La música, en lo personal, me acompaña desde que me levanto hasta que me acuesto, siempre tengo una melodía sonando.

¿Estás de acuerdo con el tema?
Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario