Leandro Di Mare, la inmigración en la cocina